quinta-feira, 25 de junho de 2015

Bienvenida al selecto club de los 70


Denia deberá ganar centímetros si logra optimizar el trabajo con los apoyos en el último momento del giro.  Foto: Ricardo López Hevia

La villaclareña se convirtió en la tercera cubana capaz de superar la mítica cota, detrás de Hilda Elisa Ramos (70.88) y Maritza Martén (70.68)

Autor:  | harold@granma.cu
Denia Caballero, nacida el 13 de enero de 1990, pudo haber sido una jabalinista estelar. Digna heredera de María Caridad Colón y Osleydis Menéndez. De hecho, a sus 18 años, cuando llevó el dardo hasta 52.10 metros su físico era muy similar al de Colón en Moscú 1980.
Justo entonces decidió volcar la potencia de toda esa madeja de músculos hacia el disco, y al menos hasta ahora recordará el sábado 20 de julio de este año y la localidad española de Bilbao como el instante en que se coló en el selecto club de las discóbolas de 70 metros.
Exactamente 70.65 alcanzó su disparo en el segundo intento de una secuencia (65.88, 70.65, 63.50, 64.74, x, 64.92) otra muestra sólida de estabilidad. Además, pasó súbitamente a encabezar el ranking mundial de la temporada, y lanzó una alerta a la fenomenal croata Sandra Perkovic (70.08) de sus pretensiones en el Mundial de Beijing (22-30 de agosto), la villaclareña se convirtió en la tercera cubana capaz de superar la mítica cota, detrás de Hilda Elisa Ramos (70.88) y Maritza Martén (70.68).
Con 1.76 metros de estatura y 81 kilogramos de peso, la doble finalista universal y bronce de los Panamericanos de Guadalajara 2011 expresó vía electrónica:
“En la competencia había buen clima y simplemente aproveché el ligero aire a favor. En los disparos de calentamiento me preocupaba el círculo, no tiene las mejores condiciones. Este año creo que saldaré algunas deudas conmigo, con la confianza de mi entrenador Raúl Calderón, con Cuba. Ya era hora de materializar más de ocho años de trabajo juntos en el equipo nacional.
“Trabajé mucho mejor técnicamente, aunque aún no me estoy moviendo como siempre, porque esta semana es que empieza a notarse el rigor de la etapa especial. Además, me siento muy rápida y eso me ha imposibilitado todavía coordinar al máximo la primera parte del movimiento de giro con la segunda, especialmente en lo relacionado a la postura idónea en la secuencia”, concluyó.
Denia, quien competirá nuevamente este viernes en Turku, Finlandia, atesora en el 2015 una decena de envíos superiores a 65 metros. Se le ve segura psicológicamente en cada confrontación, independientemente de las rivales.
De cara a Toronto, ella y la santiaguera Yaimé Pérez (66.23) se perfilan como serias candidatas a copar el podio. Como escollos fundamentales en su camino se encuentran las estadounidenses Ashley Whitney (64.80), Shelbi Vaughan (64.52 este año) y Gia Lewis-Smallwood (69.17 de tope personal).

Nenhum comentário:

Postar um comentário