quinta-feira, 14 de julho de 2016

LA GESTA DEL CERRO PELADO

A 50 años de una digna respuesta

La epopeya fue recordada este miércoles en la Gala por el 50 Aniversario, efectuada en la Sala Magistral de la Universidad de las Ciencias de la Cultura Física y el Deporte Manuel Fajardo
Medio siglo quedó atrás. Muchas han sido las conquistas del deporte cubano en todo ese tiempo. Sin embargo, una de ellas permanecerá imborrable en la memoria del pueblo: la gesta del Cerro Pelado, el navío que arribó a las costas de Puerto Rico con una delegación de 351 miembros dispuestos a todo para intervenir en los X Juegos Deportivos Centroamericanos y del Caribe de 1966, a pesar de las prohibiciones del gobierno norteamericano para entorpecer la participación de la Isla en el evento.
La epopeya fue recordada este miércoles en la Gala por el 50 Aniversario, efectuada en la Sala Magistral de la Universidad de las Ciencias de la Cultura Física y el Deporte Manuel Fajardo, en homenaje al 90 cumpleaños del Comandante en Jefe, con la presencia de miembros de la histórica delegación, atletas que se aprestan a competir en los venideros Juegos Olímpicos de Río de Janeiro e integrantes del 25 Contingente de Solidaridad con Cuba Juan Rius Rivera, de Puerto Rico.
Momento culminante fue la entrega simbólica de un Sello especial al Comandante en Jefe Fidel Castro, recibido por el presidente del Comité Olímpico Cubano, José Ramón Fernández, de manos del titular del Inder, el doctor Antonio Becali Garrido. También le se entregaron Sellos conmemorativos a una representación de los miembros de la delegación: Enrique Figuerola, Miguelina Cobián, Caridad Agüero, Pedro Chávez, José Antonio Díaz, Miguel Ibarzábal, Guillermo Martínez, Benita Jiménez, José Luis Cabrera y Alcides Sagarra, así como a familiares de integrantes ya fallecidos.
Después de la exhibición del documental La Epopeya del Cerro Pelado, del realizador José González Vera, hubo palabras de la atleta de pentatlón moderno Leydis Laura Moya a nombre de los deportistas que intervendrán en los Juegos de Río de Janeiro y, a continuación, Angelina Notó, de la dirección del Inder, leyó la resolución que dio origen al Sello. Enrique Figuerola —abanderado de la delegación en 1966—, en su alocución destacó la entrega de todos sus compañeros en las competencias.
La puertorriqueña Milagros Rivera, presidenta del Comité de Solidaridad con Cuba, recordó el apoyo brindado por representantes del pueblo boricua a la delegación cubana, desde el mismo momento de su azaroso de-sembarco en esa tierra hermana.
Para finalizar, el doctor Becali destacó la de­cisiva  presencia de Fidel, máximo impulsor de esta epopeya histórica, y recordó algunas de sus frases en el acto oficial de recibimiento a la delegación, el 29 de junio de 1966, cuando afirmó: “posiblemente a ninguna delegación nuestra Patria tenga que agradecerle tanto como a esta por la batalla que libró, por los triunfos que obtuvo en los mo­mentos más difíciles, por la dignidad que os­tentó en todo momento”.
Estuvieron presentes también Kenia Serrano, presidenta del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP); Fernando González, héroe de la República de Cuba y vicepresidente de ese organismo, Benigno Iglesias, vicepresidente del Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos (Icaic) y
Daniel Báez Pérez, funcionario del Comité Central del Partido.
Matizaron la actividad los repentistas Luis Paz Esquivel, Yenisleydis González, Leidys Laura Valdés, Mayelín Velázquez; el tenor Bernardo Lichilín y los trovadores Eduardo Sosa y Tony Ávila.

Nenhum comentário:

Postar um comentário