terça-feira, 16 de agosto de 2016

Denia luce un bronce en Lanzamiento de Disco

La discóbola cubana Denia Caballero logró la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Río, la misma mañana en la que Yarisley Silva garantizó su pase a la final de la pértiga

Denia Caballero intentará preservar la tradición de las discóbolas cubanas, especialmente Yarelis Barrios, dueña de dos oros y otras tantas platas en este panorama. Foto: Ricardo López Hevia
Denia Caballero no ha sido en el 2016, ni por asomo, la misma discóbola que impuso respeto hace un año para coronarse monarca mundial, pero lo cierto es que la voluntad de la villaclareña le ha alcanzado para sacar una medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, donde llegó aquejada de molestias por bursitis.
A pesar de la lesión, la cubana se sobrepuso a la intensa lluvia del lunes en la noche para conseguir su clasificación a la final, y en la disputa por las preseas este martes en la mañana sacó un disparo de 65.34 metros en su tercer intento para anclar en la tercera plaza, solo superada por la estelar croata Sandra Perkovic (69.21) y la veterana francesa Melina Robert-Michon (66.73).
Denia arrancó con un discreto 61.80 y foul en sus dos primeros intentos, y luego llevó el implemento hasta los 65.34 merecedores del bronce, premio a una temporada muy inestable, en la cual no ha podido acercarse a sus marcas cumbres del 2015, cuando logró, incluso, mirar por el espejo retrovisor a la gran Perkovic.
La croata limitó sus Juegos Olímpicos a dos tiros, uno para clasificar en la turbia noche del lunes, cuando se encontraba al borde de la eliminación por dos fouls, y otro en la final, también contra la pared tras fallar en los dos intentos iniciales. Sin embargo, respondiendo a la presión, creciéndose como la mejor discóbola de la década, Perkovic despachó un 69.21 que sentenció la prueba.
A sabiendas de la lesión de Denia y su inconsistencia en el año, ya era muy difícil superar el envío ganador de la europea, aunque en vilo se mantuvo la porfía por el despegue de la francesa Rober-Michon, una experimentada de 37 años que impuso récord nacional para su país.
Su mejor marcaba databa del 11 de agosto del 2013, cuando en Moscú tiró 66.28, superado ahora con el 66.73 plateado. Además, tuvo una secuencia impecable (65.52-64.83-65.08-X-66.73-X), prueba de superación a tan alta edad.
Un poco antes, la cubana Yarisley Silva logró 4.60 metros, marca solicitada en la clasificación de la pértiga. También rebasaron la altura la griega Ekaterina Stefanídi, la británica Holly Bradshaw, las alemanas Lisa Ryzih y Martina Strutz, la estadounidense Jennifer Suhr y la neozelandesa Eliza Mccartney.
La gran nota de la prueba la dio la brasileña Fabiana Murer, eliminada tras no poder con los 4.55 en tres intentos. Otras cinco pertiguistas si lograron dicha altura y completaron el cuadro de 12 finalistas: la canadiense Kelsie Ahbe, la australiana Alana Boyd, la suiza Nicole Buchler, la estadounidense Sandi Morris y la eslovena Tina Šutej.
Yarisley falló en su primer brinco sobre 4.45, luego se complicó con dos nuevos errores a 4.55, pero al final saltó en un santiamén los 4.60, muy por encima de la varilla.

Nenhum comentário:

Postar um comentário