quarta-feira, 10 de agosto de 2016

Doble osadía en la playa de Copacabana

Los ataques de Nivaldo Díaz viajaron a una velocidad de 96 kilómetros por hora

A los cubanos Martínez-Díaz solo les falta un partido eliminatorio frente a Canadá. Foto: Roberto Morejón,especial para Granma
















RÍO DE JANEIRO.—Si ganarle a la pareja brasileña medallista de bronce en el Mundial 2015 de voli  playero fue una osadía, el golpe propinado a los letones Aleksandrs Samoi­lovs-Janis Smedins este martes lanza a los cubanos Sergio Martínez-Nivaldo Díaz a una dimensión inusitada.
Cuando estos jóvenes salieron de La Ha­bana para esta sede, un amigo integrante de la delegación me sugirió reservarles espacio en estas páginas, porque darían bastante de qué hablar. Y reconozco la certeza de aquellas palabras, para alegría de quienes simpatizamos con este dúo de muchachos que, a puro fuego, se van abriendo espacio en el ámbito internacional.
La victoria 2-1 (23-21, 19-21,15-9) sobre los experimentados Samoilovs-Smedins, pone a los nuestros en una posición favorable para avanzar a octavos de final, cuando les resta un cotejo en la fase inicial de la competencia, frente a los canadienses Chaim Schalk-Bewn Saxton, el jueves.
Los derrotados de Letonia forman dueto desde el 2013, guardan en sus vitrinas dos medallas de oro de Gran Slam y han permanecido entre los diez punteros en diversos eventos en Europa.
Consultando las estadísticas del partido, se conoció que los ataques de Nivaldo viajaron a una velocidad de 96 kilómetros por hora, mientras Samoilovs los hizo a 79, quien más se le acercó. No solo eso, el cubano cristalizó 23 de los 30 ataques iniciados y de sus 30 servicios únicamente falló dos, en tanto cuajaba dos puntos directos.

Nenhum comentário:

Postar um comentário