sexta-feira, 19 de agosto de 2016

Leonel es de altura

Leonel demostró que se mantiene en la élite y, sobre todo, que cuenta con la capacidad de sacar su versión más positiva en las mag­nas citas



Leonel Suárez volvió a remontar posiciones en el lanzamiento de la jabalina. Foto: Roberto Morejón, especial para Granma 

RÍO DE JANEIRO.—Cuando Leonel Suá­rez consigue cualquier resultado en el entorno de sus mejores marcas, sepan que está compitiendo al máximo nivel del planeta, pues su decatlón ideal es de 9 029 puntos solo supe­rado en esta sede olímpica por los de Ashton Eaton y Damian Warner.
¿Qué es el decatlón ideal? Es la suma de las mejores actuaciones o topes personales en ca­da una de las diez pruebas, de conseguirse en una misma justa, lo cual es bien difícil de concretar, pero muestra la calidad potencial de ca­da competidor.
En la presente lid carioca, a pesar de no llegar al punto más alto de sus registros de por vida, Leonel demostró que se mantiene en la élite y, sobre todo, que cuenta con la capacidad de sacar su versión más positiva en las mag­nas citas. Tanto es así que logró ocho marcas de la temporada en los diez eventos disputados.
El dos veces bronce olímpico solo afrontó un desliz de 7.14 en salto de longitud, y después fue remontando posiciones para concluir la primera jornada en el puesto 15, lo cual contribuyó en su ubicación final en el sexto es­caño, con 8 460 puntos, su mejor marca de la actual campaña atlética, aunque ligeramente alejado de los 8 500 que se había propuesto.
“Mi propósito era finalizar entre los tres primeros, pero con el resultado en longitud se me fueron unos cuantos puntos y ya no fue posible”, confesó el holguinero, consciente de que debía realizar sus mejores resultados en las pruebas de cierre para lograr más de 8 500 unidades.
Su último tramo, sin embargo, no se puede catalogar como malo, pues un disparo de 72.32 metros lo catapultó a los puestos de ca­be­cera al aportarle 925 puntos, performance que le­vantó su autoestima, junto con el resto de las marcas de la temporada.
Arrancó con 11.21 en 100 lisos, luego vino el fatal 7.14 en largo y volvió con 14.27 en bala. Más tarde continuó el mismo ritmo con 2.07 en salto de altura, tiempos 48.15 en los 400 me­tros y 14.48 en los 110 con vallas. En el disco lle­gó hasta 47.07 y en la pértiga pasó sobre 4.90, para cerrar extenuado los 1 500 con 4:28.32.
“En salto de altura estuve más o menos en la media y la de 400 fue una de mis mejores marcas. Hace tiempo que no corría así. Tengo cronos por debajo de 48, pero solamente son dos y es mi tercer mejor resultado. Pienso que muy bien, fui remontando poco a poco”, ex­presó.
Leonel reconoce que muchos rindieron de manera genial, como el estadounidense Ash­ton Eaton, quien sumó 8 893 unidades y dominó la prueba con récord olímpico, escoltado por el francés Kevin Mayer (8 834) y el canadiense Damian Warner (8 666), su mejor cota de la campaña.
Leonel apreció que su compañero Yordani García tuvo buen desempeño en general, ex­cepto la longitud. “Si yo estuve mal, él estuvo pésimo”, lamentó. El pinareño culminó en el escaño 17 con 7 961 rayas.
El colofón de la jornada atlética del jueves estuvo a cargo de los 200 metros lisos, prueba que dominó por terceros juegos consecutivos el jamaicano Usain Bolt, una leyenda de las pistas, que logró su octava corona desde su irrupción en Beijing hace ocho años.
El bólido detuvo los cronómetros en 19.78 segundos, alejado de su récord mundial de 19.19 y del olímpico (19.30). Finalmente no pu­do “volver a desplazar los límites”, como ha­bía declarado en jornadas previas, aunque igualmente sacó amplia ventaja al canadiense Andre de Grasse (20.02) y el francés Chris­tophe Lemaitre (20.12).
DECIMOTERCERO EL 4X100
El relevo masculino de 4x100 metros no pasó la exigente prueba semifinal al llegar séptimo en su serie final, aunque en la delegación cubana su faena fue de las mejores por acercarse a las credenciales. Conformado por Cé­sar Ruiz, Reynier Mena, Roberto Skyers y Ya­niel Carrero, cronometraron 38.47, casi idéntico a su tope de 38.44 en la misma pista en ma­yo pasado.
Claro que se les puede señalar su falta de progreso cuando tantos otros lo consiguen, si bien nada bueno auguraron las demostraciones individuales de Skyers y Mena en los 200 metros.
Seis de los ocho primeros clasificados a la final bajaron de 38 y ese es un terreno desconocido para Cuba, que se ubicó decimoter­cera.



Nenhum comentário:

Postar um comentário