terça-feira, 16 de agosto de 2016

Mijaín impulsa la nave

Este martes estará por la misma gloria, Manrique Larduet, quien no desiste pese al contratiempo que significa su lesión en el tobillo

Foto: Ricardo López Hevia, enviado especial
RÍO DE JANEIRO.—El orgullo patrio llenó la Arena Carioca 2, de esta ciudad, cuando Mijaín López le dio a Cuba su segunda medalla de oro en estos XXXI Juegos Olímpicos y él se convirtió en tricampeón olímpico o sencillamente como le dicen en la familia de la lucha, en el Rey.
Certero plan táctico ajustado a sus condiciones actuales, depurada técnica y derroche de coraje y entrega en el combate final frente al único hombre que lo ha vencido en nueve años, el turco Riza Kapaal, hicieron vibrar de emoción no solo a Cuba, sino al mundo.
Este martes estará por la misma gloria otro gi­gante, el pequeño Manrique Larduet, quien no desiste pese al contratiempo que significa su lesión en el tobillo derecho. Estará optando en paralelas y la barra fija. La campeona mundial Denia Caballero, en el disco irá a otro duelo con la croata Sandra Petkovic y junto a ella estará su compañera Yaimé Pérez.
En la lucha Yasmani Lugo y Miguel Mar­tínez, son las opciones y cuatro boxeadores seguirán su camino. Lenier Peró, Julio C. la Cruz, Robeisy Ramírez y Yasniel Toledo, son los que escalarán el ring.
Y si Sergio González y Nivaldo Díaz vencieran al binomio ruso en el partido que co­menzó, a las 12 de la noche, cuando ya estaba cerrada esta edición, estarían hoy en semifinales, en otra histórica e inédita proeza del deporte cubano.

Nenhum comentário:

Postar um comentário