quinta-feira, 11 de agosto de 2016

Este jueves, sexto intento frente al medallero

Hoy serán dos representantes del judo los que en la sexta fecha de competencia intentarán que Cuba aparezca en la lista de preseas



Los púgiles Johannys Argilagos y Erislandy Savón aseguraron medallas de bronce que pueden cambiar de color en las próximas jornadas. Foto: Marcelino Vázquez

RÍO DE JANEIRO.—Aunque con la eliminación temprana de Asley González ahora sí el judo empezó a deberle al medallero de los XXXI Juegos Olímpicos, hoy serán dos representantes de este deporte los que en la sexta fecha de competencia intentarán que Cuba aparezca en la lista de preseas. Lo mismo pretenden las tiradoras, Eglys de la Cruz y Dian­el­ys Pérez.
Yalennis Castillo, en los 78 kilogramos, y José Armenteros, en 100, son quienes en la sexta fecha de competencia van sobre el tatami y ninguno de los dos es favorito, pese a que la holguinera ya tiene una medalla de plata olímpica y Armenteros una de ese mismo metal, pero en el campeonato mundial del 2014.
He escuchado que Castillo es la judoca que mejor cayó en el sorteo. Sin embargo, en unos Juegos Olímpicos cuenta más lo que se es capaz de hacer que el propio itinerario a recorrer. Además, al igual que su compañero, no tiene ni siquiera una arrancada despejada. Su oponente será Marhinde Verkerk, ganadora en campeonatos mundiales de oro, plata y

Foto: Roberto Morejón, especial para Granma

bronce y sus 30 años ya le dan una gran ex­periencia competitiva. Armenteros chocará abriendo el sendero o cerrándosele, con el mon­gol Naidan Tüvshinbayar, actual campeón asiático.
En tanto Eglys, con más aval que su coequipera gracias a su bronce de Beijing 2008, estará en su prueba favorita, el fusil de tres posiciones, aunque a nuestro juicio sería una hazaña repetir la actuación de hace ocho años. Ya está en semifinales, pactadas para hoy si el tiempo lo permite, el remero Ángel Fournier y en la jornada saldrá a su tercer cotejo frente a Canadá, la invicta dupla cubana de Sergio González y Nivaldo Díaz, la cual ya tiene un puesto seguro en la fase de 16 binomios. Mientras, intentarán continuar el paso victorioso del pugilismo, los monarcas de hace cuatro años en Lon­dres, Robeysy Ramírez (56 kilogramos) y Roniel Iglesias (69).

CUBANOS EN EL ATLETISMO OLÍMPICO

Veloces y técnicos sobre vallas

Cuba tuvo especialistas con calidad olímpica desde los Juegos de Helsinki 1952 y Melbourne 1956. Tras el bache en Roma 1960, Lázaro Betancourt marcó la reanudación en Tokio 1964 y Juan Morales continuó en México 1968

Alejandro Casañas, Anier García y Dayron Robles, la excelencia de los obstaculistas cubanos.
Contar con dos monarcas olímpicos en 110 metros con vallas, dos subcampeonatos y un bronce constituye un privilegio para el atletismo cubano en la historia de los Juegos, únicamente superado por Estados Unidos, de cuyo profuso manantial brotaron 19 campeones y otros 37 medallistas, 20 de ellos plateados.
¿Qué dejó para el resto no cubano tal dominio tan categórico? Pues dos tronos para Canadá. Uno en 1920 y el más reciente de Mark MacKoy, en Barcelona 1992.
Otras pocas naciones exhiben oros: Sudáfrica en Amsterdam 1928 (Sid Atkinson), Francia en Montreal 1976 (Guy Drut), la ex República Democrática Alemana en Moscú 1980 (Thomas Munkelt) y China en Atenas 2004 (Xiang Liu).
Las de plata son tan valiosas como los oros por difíciles de arrebatar. Las merecieron extra clases como el sudafricano Atkinson en París 1924, antes de vencer en 1928; el francés Drut en su previa incursión de Munich 1972; y tres británicos, entre los cuales nada menos que Colin Jackson (Seúl 1988), recordista mundial un lustro después.
Solamente Jackson, el chino Xiang Liu y dos cubanos pudieron correr más rápido que cualquier estadounidense y figurar desde 1972 hacia acá en la cronología del primado universal.
Cuba tuvo especialistas con calidad olímpica desde los Juegos de Helsinki 1952 y Melbourne 1956. Tras el bache en Roma 1960, Lázaro Betancourt marcó la reanudación en Tokio 1964 y Juan Morales continuó en México 1968.
Ninguno llegó a finales, aunque Morales pasó a la historia por integrar el famoso relevo plateado en la capital mexicana. Fue el de la recta larga. Posición ideal para los adaptados a correr 110 metros.
Después vino Alejandro Casañas, a quien le fue mal en Munich 1972. No terminó en la primera ronda. Sin embargo, fue dos veces consecutivas subcampeón olímpico (Montreal y Moscú). Y colaboraba con los relevos.
En el intermedio de la Universiada Sofía 1977 se atrevió a rebajarle tres centésimas al 13.24 tope mundial impuesto por Rodney Milburn al ganar en Munich. Si de atrevimientos se trata, truncó en México 1975 la serie de seis victorias tejida por Estados Unidos en los Juegos Panamericanos.
Sin ser un súper dotado, Emilio Valle mostró una consistencia y puesta a punto envidiables. Sexto en Barcelona, quinto en Atlanta, acompañado en la final por Erik Batte. Se dice fácil dos finalistas y por poco hay un tercero, el joven Anier García que llegó a semifinales.
Anier era un diamante y refulgió como tal en Sydney 2000 con fenomenal victoria en 13 segundos exactos. En Atenas 2004 su fogosidad le reportó un corajudo bronce que estremeció hasta quienes auguraron una despedida opaca por considerar terminada su etapa competitiva floreciente.
Y en verdad terminó Anier. Pero no la maquinaria de producir. Ya se fogueaba entre juveniles el talentoso Dayron Robles. Su temporada de ensueño fue precisamente la olímpica del 2008. Un crono suyo de 12.87 en Ostrava mejoró por una centésima el récord mundial del chino Xiang Liu y meses después relevó al mismo rival como soberano olímpico en la propia capital china y sin aquel podrer competir por estar lastimado.
Después, Robles sufrió percances de índole diversa que originaron muchas controversias, incluidas lesiones claras y otras no tanto, retiradas, descalificaciones, solicitudes de baja y de reingreso en el equipo nacional. Se reorganizó para despedirse en Río y cuando todo parecía listo volvió a sucumbir ante los problemas físicos.
Quienes siguen sus pasos, Yordan O’Farrill y Jhoanis Portilla todavía son jóvenes sin cuajar al más alto nivel. Avanzar hasta la final de Río, aunque fuera para terminar de octavo, constituiría una proeza para cualquiera de ellos.
En 400 con vallas la mejor figuración olímpica se la debemos a Dámaso Alfonso con su séptimo puesto en Montreal 1976. Para llegar hasta la final impuso récord cubano de 49.84 en semifinales. Primer cubano con menos de 50 segundos.
Omar Cisneros fue mucho más rápido en Londres 2012 (48.23) y no pudo ser finalista por la calidad reinante, si bien quedó noveno por tiempo. En Río Cuba tendrá a José L. Gaspar, un joven que progresa aceleradamente y aspira a corroborarlo.
En resumen, la velocidad plana aportó siete medallas (1-4-2) y sobre vallas fueron cinco (2-2-1) para exhibir un significativo cómputo de doce en Juegos Olímpicos (3-6-3) y en total 28 finalistas aportadores de 138 puntos.
En dicho recuento de la velocidad como área atlética no fue incluido el oro de Juantorena en los 800, pero cada atleta se valora de manera integral y sus 23 puntos reiteran al Elegante de las pistas como el más productivo del atletismo cubano en la arena olímpica.
Algo parecido identifica a Norberto Téllez, cuatrocentista plateado en el relevo barcelonés, devenido potente especialista en 800, tanto que finalizó cuarto en Atlanta 1996, segunda mejor actuación cubana, y record cubano de 1:42.85 que borró el de Juantorena.
Siguen en la relación de puntos Enrique Figuerola 19, Alejandro Casañas 18, Silvio Leonard, 16, Anier García 14, Pablo Montes, Iván García, Norberto Téllez 12, Hermes Ramírez y Roberto Hernández 11.
Ellos lideran igual a todo el sector varonil. Solo se intercalan los saltadores Javier Sotomayor, Iván Pedroso y Yoelbi Quesada, con 15 unidades, y con 12 el decatleta Leonel Suárez, quien atesora dos bronces de leyenda y lidiará en Río empeñado en otra faena trascendente.
El atletismo cubano, en general, llega al nuevo reto competitivo de Río 2016 avalado por el prestigio de los tantos campeones y medallistas aportados en comparación con el de las naciones económicamente desarrolladas y demográficamente muy superiores.
Por medallas, el botín de Cuba (10-14-16=40) figura entre los veinte primeros países de todos los tiempos. Pero muchas veces no participó o lo hizo en condiciones de mucha inferioridad. Si cerramos el entorno de Barcelona a la fecha, que es la etapa de mayor competitividad, lo que se produce es un ascenso hasta el noveno escaño, con 28 preseas (7-8-13).
Parece intrascendente, más amplifica a los cuatro vientos el nivel de excelencia mostrado durante los últimos seis Juegos.
Un ritmo aproximado de un oro y cuatro medallas en total. Sería una proeza continuar a la altura de esos promedios en Río 2016. Ojalá se pueda.

¿Era González? Sí, pero no Asley

Asley perdió en el terreno físico, porque no buscó la solución donde él es más fuerte, en el apartado táctico. Se dedicó a aguantar una mole muscular en vez de intentar alguna técnica

Foto: Ricardo López Hevia
RÍO DE JANEIRO.—¿Mentira que perdió? ¿Pero descalificado? Nadie lo creía. Había dicho que Asley González era uno de los mejores judocas, hombre o mujer, que ha pisado por los tatamis cubanos, y lo mantengo. Entonces, ¿cómo se quedó sin medallas, cómo cayó de esa manera, por cuatro penalizaciones?
Claro que es difícil de digerir. El que subió al tatami frente al mongol Otgonbaatar Lkhagvasuren, no se parecía al villaclareño. En el duelo no hubo judo ni de uno ni de otro lado, fue un combate pálido, cuya única propuesta vino del lado de Otgonbaatar, y se ciñó a empujar al cubano, con lo cual aseguró dos de las cuatro penalizaciones que lo condujeron a la derrota.
En otras palabras, Asley perdió en el terreno físico, porque no buscó la solución donde él es más fuerte, en el apartado táctico. Se dedicó a aguantar una mole muscular en vez de intentar alguna técnica aprovechando la propia fuerza del contrario.
Foto: Ricardo López Hevia
Tenía una gran deuda competitiva por ausencias a certámenes del calendario internacional. Eso es cierto y pudo haberle pasado factura. Pero estoy de acuerdo con una de las expresiones de su preparador, Justo Noda, cuando afirmó que “aun así debió trabajar mejor, él tiene para resolver esos problemas ante un rival que es incómodo por su complicada postura”.
En lo que no coincido con el avezado técnico es en el tema del arbitraje, o al menos en la apreciación de la falta que lo descalifica. A González le aplican la pena por falso ataque y creo que sí lo hubo, pues o realizaba una técnica o hacía eso, de lo contrario se la aplicarían igual porque estaba ya otra vez fuera del área de combate. Sí creo que la primera llamada de atención del árbitro debió ser solo para el mongol, pues era el del agarre ilegal en las manga hacia abajo.
De cualquier manera, si hubiera tres amonestaciones para los dos, el cubano —por lo visto en el match— estaba muy mermado físicamente, y cuando eso ocurre, el elemento técnico sufre y el táctico aún más, pues el pensamiento no fluye igual sobre un cuerpo agotado.
Este jueves el judo cubano tendrá dos propuestas que saben lo que es un podio de alto nivel. Yalennis Castillo, obtuvo plata en los olímpicos de Beijing 2008, en una porfía de la que debió salir ganadora, pues allí sí el arbitraje tuvo un peso negativo sobre ella, y José Armenteros, campeón mundial juvenil y subcampeón del orbe de mayores, en el 2014. Ella se presenta en los 78 kilogramos y él en 100.
Foto: Ricardo López Hevia
Con Asley debíamos comenzar a contar en medallas, pero lo que iniciamos fue el descuento. Nos habíamos preparado para escribir lo que creíamos era realmente muy posible. Ojalá que en las próximas salidas el fantasma de aquellas victorias de Castillo y Armenteros vuele sobre la sala Carioca 2 del Parque Olímpico, para que mañana puedan leer la crónica de una medalla no anunciada.
Foto: Ricardo López Hevia

La leyenda de Phelps y la TV cubana en Río

Es un privilegio para un profesional de la prensa deportiva que lo sitúen en la co­bertura del máximo evento atlético mundial, los Juegos Olímpicos
Michael Phelps permanece sediento de éxitos a sus 31 años. Foto: Getty Images
RÍO DE JANEIRO.—Es un privilegio para un profesional de la prensa deportiva que lo sitúen en la co­bertura del máximo evento atlético mundial, los Juegos Olímpicos. Y aquí sen­timos ese sano orgullo. Sin em­bargo, me decía mi compañero de mil batallas de coberturas periodísticas, Ricardo López Hevia, que se estaba perdiendo los Juegos.
Y no le falta razón al fotorreportero. No podemos tener el don de la ubicuidad, de estar en varios sitios a la misma vez, pero luego al terminar la jornada, tampoco contamos con la posibilidad de una televisora me­diante la cual ver lo que pasa o lo que ha pasado en cada jornada, a menos que paguemos una señal.
Una visita al Centro Interna­cional de Transmisiones (IBC, por sus siglas en inglés) aquí, nos puso delante de Danilo Sirio, presidente del ICRT, quien nos aseguró que Tele Rebelde estaba transmitiendo 24 horas diarias junto al HD1. “Además, de ma­nera experimental, porque no todos cuentan con el equipo requerido para esto, pasamos de 12 a 14 horas por el HD2”. Sirio agregó que las transmisiones del boxeo son realizadas íntegramente por Cuba.
Expresó que está seguro de que nuestro país es uno donde más se están viendo los Juegos y lo hace sin abonar nada. “El pueblo disfruta de cada competencia mediante televisión abierta”. Afirmó que “se ha se­guido y se seguirá a cada deportista cubano amén de sus resultados o po­sibilidades, aunque también se ofrece lo más destacado del programa competitivo y resúmenes diarios”. Es así, argumentó, que hemos podido en­trar a cada hogar con ha­zañas co­mo las del nadador Mi­chael Phelps.
Por cierto, si esa leyenda olímpica de la natación, el súper héroe de las citas bajo los cinco aros desde que comenzaron en Atenas 1896, el hombre de quien se dice desciende del delfín, fuera un país, esa nación se ubicaría en el lugar 39 de 206, en el medallero histórico de estas justas multideportivas.
Aquí ya ha sacado de la piscina del estadio acuático tres medallas de oro, con lo cual sus alforjas se llenan con 25 preseas, de ellas 21 de oro. Pero se imaginan qué hubiera sido de los Juegos Olím­picos sin él.

Reseña ESPN que el tritón de Baltimore, en septiembre del 2014 llegó a pensar en el suicidio. Con­su­mo de drogas, sumido en el alcohol, detenciones por conducir en estado de embriaguez, amenazaron con acabar con su existencia. “Yo era un tren fuera de control, una bomba de tiempo a punto de estallar. Tal vez el mundo sería mejor sin mí”, dijo. Por suerte, su amigo Ray Lewis, estrella del fútbol americano, y un libro, Una vida con propósito, del pastor Rick Warren, y la clínica de rehabilitación Meadows, lo pu­sieron en el camino de Río de Ja­neiro.
De historias así están hechos los atletas olímpicos, porque no son dioses, son de carne y hueso. Jus­ta­mente esa cualidad que los hace mortales, son las que ponen el termómetro de las emociones a punto de estallar en las instalaciones de los XXXI Juegos Olímpicos.
Otra historia que ensombrece los Juegos fue la que vivieron varios periodistas la noche del martes, cuando el ómnibus que los trasladaba del rugby al centro de prensa cayó en medio de un tiroteo (hay fuentes que dicen que fueron pedradas) al cruzar por las inmediaciones de la favela Ciudad de Dios, donde nació la hasta ahora única campeona brasileña aquí, la judoca Rafaela Silva. Solo hubo un herido.

Lesionado Manrique Larduet

Desde el día de los entrenamientos de pódium que suelen realizarse en la gimnástica antes de comenzar las eliminatorias, el cubano Manrique Larduet sintió una molestia en el tobillo de su pie izquierdo
Foto: Ricardo López Hevia
RÍO DE JANEIRIO.—Desde el día de los entrenamientos de pódium que suelen realizarse en la gimnástica antes de comenzar las eliminatorias, el cubano Manrique Larduet sintió una molestia en el tobillo de su pie izquierdo.
Tratado por el equipo médico, el santiaguero salió al evento y clasificó para la lid de máximos acumuladores. Fue reconocido por todos acá tras haber obtenido la medalla de plata en ese mismo concurso durante el Mundial de Glasgow, solo superado por el japonés Kohei Ichimura, multimedallista olímpico y en campeonatos del orbe.
Este miércoles le correspondía a Larduet disputar all around entre 24 competidores. Aun cuando la molestia en el tobillo persistía, el joven le insistió a su entrenador Carlos Gil que deseaba salir a rivalizar.
Una vez en acción, dejó una agradable huella por su selección en las anillas (15.133 puntos), que lo situó momentáneamente en el cuarto lugar, mientras Ichimura, quien empezó en manos libres, trabajó para 15.766 y se ubicó segundo en la tabla general, tras la primera rotación.
Sin embargo, una imprecisión en el caballo de salto le redujo a Larduet la puntuación a 14.000, y el acumulado de 29.133 lo hizo descender al lugar 15, cuando ya la molestia hacía peligrar su salud y la posibilidad de no concurrir el día 16 a la final por aparatos, para la cual clasificó cuarto en paralelas (15.766) y octavo en barra fija (15.116).
“Por la cabeza de Manrique no pasaba el hecho de no presentarse en la competencia, pero ya después del caballo de salto decidimos retirarlo para que vaya a la final por aparatos en paralelas y barra fija”, explicó a la prensa el preparador Gil.
“Este es un deportista joven, en su primer ciclo olímpico, tiene 20 años y precisamos cuidarlo, porque puede darle muchas alegrías a Cuba. Yo me siento muy orgulloso de él y quiero que el pueblo lo considere. Tenemos seis días para recuperarlo, confíen en nosotros”, concluyó el técnico.
La competencia finalmente resultó no apta para cardíacos, con desenlace en la última salida del japonés Uchimura y el ucraniano Oleg Verniaiev en la barra fija. El europeo llegó con ventaja de 77.466 unidades por 76.565 a dicho aparato, pero el monarca de Londres 2012 y diez veces titular mundial disertó con un fenomenal performance.
El nipón subió el nivel de dificultad hasta 7.100, el más alto entre todos los concursantes de la tarde, y por su ejecución mereció calificación de 8.700, para totalizar un elevado 15.800 que lo colocó bien cerca de la cúspide. Verniaiev tenía en sus manos desbancarlo, pero tras un ejercicio bastante limpio, solo que algo menos complejo, los jueces le otorgaron 14.800 unidades.
Con rostro de decepción, el ucraniano vio como terminaba con acumulado de 92.266 puntos, por detrás de los 92.365 del japonés, escapándosele así la oportunidad de subir a lo más alto del podio, premio a una jornada espectacular, en la cual dejó brillantes actuaciones en las paralelas (16.100) y los arzones (15.533).
Para Uchimura el galardón de la constancia (no bajó de 14.700 en ninguno de los seis aparatos) y la sangre fría en la ejecución de sus rutinas más sólidas, sobre todo manos libres (15.766), caballo de salto (15.566) y paralelas (15.600), además de la mencionada barra fija.
La lucha por el bronce fue igual de cerrada entre el británico Max Whitlock (90.641) y el ruso David Belyavskiy (90.498), con victoria del primero, apoyado en su exquisito dominio en arzones (15.875). El ruso apretó con unas paralelas de infarto (15.933), pero no le alcanzó en la carrera final, aunque dejó bien claro su fuerte candidatura al título en dicho aparato la próxima semana.
       

Alô professores e monitores de esporte tem vagas para Programa Segundo Tempo Padrão da Seduc

Reinaldo Cisterna - http://www.aloesporte.com.br/

A Secretaria da Educação, Juventude e Esportes (Seduc), abre nova chamada pública para o preenchimento de vagas do Programa Segundo Tempo Padrão seguindo as diretrizes do Ministério do Esporte. Serão oferecidas vagas para os cargos de coordenador (professores) e monitor de esporte. As inscrições serão feitas do dia 11 a 14 de agosto, através do e-mail: progratempopadrao@seduc.to.gov.br. Os interessados pelas vagas e saber mais sobre o edital da chamada pública deverão acessar o site da Seduc – www.seduc.to.gov.br.
As cidades de Arraias, Araguatins e Gurupi estarão disponibilizando uma vaga para monitor de esporte. Já as cidades de Sandolândia, Santa Terezinha, Darcinópolis e Wanderlândia estarão com vagas abertas para os cargos de professor e monitor de esporte, sendo um por município.
Programa
O Segundo Tempo, como programa estratégico do governo federal, tem por objetivo democratizar o acesso à prática e à cultura do Esporte, de forma a promover o desenvolvimento integral de crianças, adolescentes e jovens, como fator de formação da cidadania e melhoria da qualidade de vida, prioritariamente em áreas de vulnerabilidade social. No Tocantins, o Programa beneficiará centenas de crianças e adolescentes com idade entre 6 e 17 anos com a prática de esportes em diversas modalidades, como futsal, voleibol, futebol, basquete, handebol, xadrez, tênis de mesa, cumprindo diretrizes do Programa, de ter, no mínimo, duas modalidades coletivas e uma individual, além de atividades recreativas. Os municípios atendidos são Arraias, Araguatins, Gurupi, Sandolândia, Santa Terezinha, Darcinópolis e Wanderlândia.