quarta-feira, 17 de agosto de 2016

ATLETISMO CUBANO EN SEXTO DÍA OLÍMPICO

Yarisley salió de su peor momento

La campeona mundial de Beijing 2015 estuvo a punto de irse antes de saltar con holgura 4.60 y garantizar su clasificación a la final

Foto: Getty Images para la IAAF
RÍO DE JANEIRO.—En una mañana olímpica de martes bajo el sol carioca y la luz de dos campeonas mundiales del atletismo, Yarisley Silva consiguió su pase a la final por las medallas en el salto con pértiga y Denia Caballero conquistó bronce en lanzamiento del disco, primera medalla cubana en este deporte.
La villaclareña titular en Beijing 2015 aseguró el podio con un disparo de 65.34 en su tercer intento, insuficiente para evitar la reválida de su cetro a la croata Sandra Perkovic, cuyo 69.21 de tercero resultó único lanzamiento válido.
Tampoco pudo capturar a la francesa Meline Robert-Michun, quien fuera de los cálculos inició con 65.54 y luego aumentó con primado nacional de 66.73. Inesperada fue la ida en blanco de la cubana Yaimé Pérez, líder de la clasificación con 65.38.
Igual de insospechada resultó la eliminación de la pertiguista brasileña Fabiana Murer, si bien rumoreaban sobre una lastimadura el mes pasado en Mónaco de la cual no había podido recuperarse. No pudo con el listón en 4.55. En esa misma altura por poco infarta la cubana Yarisley y junto a ella un incalculable número de seguidores. La venció en el tercer intento. Antes había fallado una vez en 4.45 y eso creaba tensión. El 4.60, sin embargo lo superó a la primera.
Ante la prensa en la zona mixta reconoció que normalmente vive sus peores momentos en la clasificación y que por fortuna esa etapa había quedado atrás. Explicó que comenzará la final del viernes 19 en la altura que indique el calentamiento de ese día y no podía predecir el resultado pero sí que estaría luchando hasta el final.
Lucieron a gran nivel la griega Ekaterini Stefanidi, con un solo salto de 4.60 para el pase automático y tampoco fallaron en las dos alturas iniciales la estadounidense Sandi Morris, Kelsie Ahbe, de Canadá y Alana Boyd, de Australia. Ellas aparentemente quedaron atrás en 4.55, pero astutamente no saltaron más al vislumbrar su repesca.
Jennifer Suhr erró un 4.55, lo que también les ocurrió a la británica Holly Bradshaw, la germana Lisa Ryzih y la neozelandesa Eliza McCartney, todas las cuales, sin embargo, volaron una sola vez sobre 4.60.
En la sesión matutina de la quinta jornada atlética se produjo el tercer aporte de puntos por el octavo lugar de Lázaro Martínez en la final de triple, si bien el atletismo cubano adoleció en esta prueba de una de sus actuaciones más pálidas.
A Lázaro no se le vió en buena forma, ni consiguió algún salto que valiera la pena o a la altura de su nivel, si bien el 16.68 inicial garantizó la posición punteable en medio de un panorama nada vistoso del que escaparon con elegancia los medallistas Christian Taylor (USA-17.86), Will Claye (USA-17.76), el mismo uno-dos de Londres 2012, acompañados esta vez por Bin Dong (CHN-17.58).
Por último, en los 200 metros planos Roberto Skyers dejó correr a sus rivales y finalmente se sofocó para rebasarlos a casi todos y garantizarse en semifinales con 20.44 y un importante segundo lugar. “Confié en mis posibilidades y siempre los comienzos deben ajustarse”, comentó a los periodistas, augurando que habría noticias hasta del record nacional de 20.02 en la ronda siguiente.
Su compañero Reynier Mena corrió más rápido en 20.42 y sin embargo le tocaron en su serie laureados del linaje del estadounidense LaShawn Merritt (20.15) y el francés Christophe Lemaitre (20.28), a quienes se agregó el alemán Julian Reus con 20.39 para relegarlo al cuarto lugar y fuera de la repesca por tiempos. Tendrá que esperar a los próximos Juegos.

CUANDO EL RIO SUENA

Sergio y Nivaldo 

Sergio González y Nivaldo Díaz son la revelación no solo del voleibol de playa en esta cita, sino también de la comitiva cubana

RÍO DE JANEIRO.— No creo que nadie, ni aficionados ni periodistas, pensarían que faltándole cinco jornadas competitivas a estos Juegos Olímpicos estaríamos hablando de voleibol de playa; de Sergio y de Nivaldo, de una actuación sin precedentes en estas citas y de un futuro que ellos vienen labrando bajo el sol y la arena como alfombra.
Ni el inicio a las 12 de la noche, es decir al final del lunes y en el prólogo del pasado martes; ni la distancia entre el núcleo central de los Juegos y el balneario de Copacabana, ni el aguacero de horas antes, ni que el periódico no podría esperar el desenlace, nos impidieron ir al encuentro con dos de los más grandes héroes de la delegación cubana. Ya habían hecho historia, cómo entonces no ir a recogerla.
Sergio González, de Tacajó, la tierra del árbitro de béisbol Elber Ibarra, y Nivaldo Díaz, de La Lisa, donde Cuba y la música recogieron los primeros pasos del inolvidable Juan Formell, son la revelación no solo de este deporte aquí, sino también de la comitiva cubana.
Ellos, con su juego de eximia fluidez y dotados además de helénicas cualidades físicas, conquistaron los corazones de uno de los sitios más emblemáticos de voleibol de playa en el mundo. Copacabana, preñada de cientos y cientos de terrenos para esta práctica; donde todos conocen como pocos esta apasionante disciplina, que a nuestro juicio viene engulléndose al de sala, vibró, respetó y aupó a los antillanos en cada uno de sus remates.
“Ha sido muy emocionante ese respaldo, es la experiencia más bonita que nos llevamos, porque sentimos que lo hicieron por la manera en que nos entregamos, sin rendirnos nunca”, dijo un consternado Sergio a las dos de la madrugada cuando los rusos Semonov y Krasilnikov, en el choque más espectacular de cuantos se han jugado (22-20, 22-24 y 18-16), les impidieron el ingreso al salón de los cuatro grandes.
“Pero de los reveses se aprende, sobre todo cuando demuestras que estas a un determinado nivel, que puedes jugar de tu por tu frente a parejas que nos cuadriplican partidos al más alto nivel”, dijo Nivaldo, quien a sus cortos 22 años no tenía consuelo.
Y ciertamente, ellos llegaron aquí solo con los juegos de dos fases del área de Norte Centroamérica y el Caribe (Norceca), la última de ellas en julio, en Varadero, donde los únicos participantes clasificados para Rio, eran ellos.
“Se han ganado que lo inscribamos en el circuito mundial, llamado Tour de Voleibol de Playa, pero no solo por lo hecho acá, sino porque ya dominan Norceca, primero había que establecerse en la región para ir a buscar ese horizonte más exigente”, dijo Ariel Sainz, presidente de la Federación Cubana.
Si ellos no anclaron en semifinales fue justamente porque carecieron de esos choques de nivel que dan la madurez, la resolución en el punto que no ha de fallarse, cuando la demanda táctica subordina a cualquier parámetro técnico. Tanto es así, que haciendo todo bien y con ventaja de 13-10 en el último y decisivo parcial, fallaron cuatro recibos-pase-ataque, conocido en el voli como complejo uno o K-1. Y el error sobrevino en el tercer toque, en la definición del punto, tras hacer lo más difícil.
“Esos momentos hacen la diferencia, pero tengo que decirte que esos muchachos le han regalado al voleibol de playa la mejor demostración de talento, de entrega y de competitividad vista aquí. Por eso calaron en los corazones brasileños, han puesto a Cuba en el mapa deportivo de esta disciplina y ya dentro del Tour, ellos crecerán hasta donde hoy tal vez no imaginemos”, afirmó Leonidas Reguiferos, el preparador del binomio.
Lo que hicieron Sergio y Nivaldo en el litoral carioca se inscribe como la mejor actuación cubana bajo los cinco aros. El quinto puesto supera el séptimo que hace 20 años lograron Rosell y Alvarez Cutiño en Atlanta 1996, o lo que es lo mismo, estos muchachos regresan a Cuba a la elite playera de la malla alta. Y lo alcanzan tras muchas críticas recibidas por Regüiferos, cuando a mediados del 2013 decidió formar este dúo, es decir sumarle a Sergio el prometedor Nivaldo. “Hubo que soportar aquellos reproches para verlos hoy convertidos en acertada decisión. Les agradezco mucho por eso a los dos”, dijo el entrenador.
Y como si no nos hubieran hecho vibrar de emoción, mantener en vilo a todo su país, como si estuvieran en deuda, los dos expresaron que “podíamos haber hecho más, le fallamos a los que no durmieron para vernos vencer”. No Sergio, no Nivaldo, ustedes no dejaron dormir a Cuba porque el orgullo se apostó en vigilia y porque la realidad superó a los sueños. Cuando el atleta se supera a si mismo, cuando caen como ustedes lo han hecho, el respetable es quien no los deja caer y los mantiene en pie con su aplauso.

volivol de playa cuba vs Rusia la pareja cubana de Nivaldo Diaz y Serigio Gonzalez

volivol de playa cuba vs Rusia la pareja cubana de Nivaldo Diaz y Serigio Gonzalez


volivol de playa cuba vs Rusia la pareja cubana de Nivaldo Diaz y Serigio Gonzalez


volivol de playa cuba vs Rusia la pareja cubana de Nivaldo Diaz y Serigio Gonzalez

volivol de playa cuba vs Rusia la pareja cubana de Nivaldo Diaz y Serigio Gonzalez

volivol de playa cuba vs Rusia la pareja cubana de Nivaldo Diaz y Serigio Gonzalez

Voleibol de playa

Voleibol de playa

volivol de playa cuba vs Rusia la pareja cubana de Nivaldo Diaz y Serigio Gonzalez

Fotos: Ricardo López Hevia, enviado especial

Julio César le hizo la cruz a Bouderlique

El camagüeyano va por el oro este jueves. Robeisy Ramírez entró en bronce. Cayeron Yasnier Toledo y Leinier Peró. Robson Conceiçao, primer medallista dorado de Brasil en Juegos Olímpicos

Foto: Marcelino Vázquez
RÍO DE JANEIRO.—Ana María Pomi, periodista uruguaya de la agencia alemana de prensa, minutos antes del pleito entre Julio César La Cruz y el francés Mathieu Bauderlique, preguntó: ¿por qué le dicen “la sombra” al cubano?
Ella no presenció su pelea contra el brasileño Michel Borges, pero al ver cómo el camagüeyano aseguró la medalla de plata para Cuba, dejó escapar su admiración… “¡a ese no hay quien lo encuentre en el ring!”. Justa realidad refrendada por la votación unánime a costa del galo de tres nombres: Mathieu Albert Daniel.
La Cruz no oculta su pesar por la deuda contraída hace cuatro años. El revés en los Juegos Olímpicos de Londres le martilla y ahora es el momento de ganar la única medalla dorada que “no se la he podido dedicar a mi mamá. Para eso estoy aquí, por ella y por los millones de cubanos que —aunque a algunos no les gusta cuando bajo la guardia y bailo esquivando al rival— les pido que esperen. Voy paso a paso hasta el oro el próximo jueves.
“Me he preparado para la final ante Adilbek Niyazymbetov, muy técnico, aunque lo he derrotado dos veces”, dijo sobre su rival del jueves, un kazajo que en semifinales triunfó contra el británico Joshua Buatsi. “Prepárense para una fuerte batalla”, aseguró el agramontino.
MIJAÍN LÓPEZ ME INSPIRÓ
Foto: Marcelino Vázquez















Robeisy Ramírez aseguró bronce a partir de su velocidad frente al chino Jiawei Zhang, haciéndolo fallar precisamente en la corta y media distancias, donde él lo hace mejor, de ahí el veredicto 29-28, 29-28, 30-26 a su favor.
“A Zhang lo superé en el Mundial del 2013, es un peleador desde afuera, pero se equivocó. Yo subí estimulado por mi gran amigo Mijaín López —de quien publiqué en las redes sociales el video de su combate por el oro— así que no podía quedar mal, puse mis golpes cuando el chino quedaba indefenso. Ahora voy al encuentro del uzbeco Akhmadaliev, al que aventajé en la Serie Mundial, en la Ciudad Deportiva”, dijo Ramírez, convocado para su próxima salida este jueves.
Foto: Marcelino Vázquez
Leinier Peró (+91) fue noqueado por el croata Filip Hrgovic, en tanto Yasnier Toledo (64) cedió a manos de Lorenzo Sotomayor, pinareño representante de Azerbaiyán. Prevalecen Yosbany Veitía (52), Robeisy (56), Arlen López (75) y La Cruz (81). Concluyeron en bronce Johannys Argilagos (49), Lázaro Álvarez (60) y Erislandy Savón (91).
APRIETAN EL LAZO LOS UZBECOS
Un equipo completo de diez representantes trajeron los uzbecos y, además del oro de Hasanboy Dusmatov (49) y el bronce de Ruslan Tulaganov (91), mantienen en distintos pasos del evento a cinco exponentes, porfía por el liderazgo a la cual asiste Cuba, cuando el calendario apunta a sus fechas decisivas.
Fazliddin Gaibnazarov (64), este martes exigido a pelear por el árbitro y a soportar la potente pegada del estadounidense Gary Russell, aseguró bronce con triunfo 2-1, al igual que su compañero Murodjon Akhmedaliev (56) noqueador del argentino Alberto Melián.
Después de Uzbequistán (5) y Cuba (4), siguen Kazajstán, Rusia y Azerbaiyán, cada una con tres pugilistas en acción. En el último compromiso de este martes, Robson Conceiçao (60) se convirtió en el primer campeón olímpico de Brasil en la historia del boxeo olímpico, pues el mejor resultado de los auriverdes había sido la plata de Esquiva Falcao (75) en Londres’12.

Me siento orgulloso de Manrique

Manrique Larduet "es nuevamente quinto olímpico y subcampeón mundial y defendió con coraje esos lauros", dice a Granma Carlos Gil, su entrenador
RÍO DE JANEIRO.— Un desliz en una de las paradas de manos durante su ejecución sobre las barras paralelas en la final de la gimnasia artística por aparatos, privó a Manrique Larduet de incluirse entre uno de los medallistas de los XXXI Juegos Olímpicos.
La exigencia de sus rivales le demandaba certera exactitud en cada uno de los movimientos. Los 16.041 de una magistral evolución del ucraniano Oleg Vernaiev estaban fuera del alcance del resto de los competidores. Él que resultó inobjetable vencedor compitió justo antes del cubano, y tensó la cuerda de las aspiraciones, porque además para entrar al podio se necesitaba pasar por encima de otra alta nota, los 15.783 del ruso David Belyavskiy, a la postre bronce.
Pero Manrique no quería dejar de competir, de intentarlo todo y se olvidó de su lesión para subirse a los tapices y que allí se decidiera todo. El percance, según algunas opiniones, pudo restarle unos 0.400, que si lo sumamos al veredicto de 15.625, nos estaría dando un resultado de 16.025 para segundo lugar, por arriba del estadounidense Leyva (15.900).
En su segunda salida, sobre la barra fija él esperó una nota de 15.500, lo cual lo vestiría con traje de bronce, más le dieron 15.033, decisión que contrarió también a su entrenador, aunque nosotros lo vimos mejor en las paralelas.
“Hizo unas paralelas para la historia, tuvo ese error que le costó no 0.400 creo que algo más, 0.500 o 0.600, realmente estaba en el podio. Y la fija, de verdad les digo que no sé cuál es la razón para que no estuviera en el podio”, dijo Carlos Gil, su entrenador.
“La experiencia que sacamos es que nunca podemos dar nada por perdido, hay que trabajar muy fuerte. Y lo otro, yo no tengo hijos, Manrique es mi hijo y por nada del mundo le hubiera permitido competir si peligrara su tobillo su propia carrera. Pero me siento orgulloso de este muchacho, de tenerlo como atleta. Vino a ganar como los 124 deportistas cubanos que están acá, y se propuso intentarlo pese a la lesión, eso dice mucho de su carácter, de su entereza. Es nuevamente quinto olímpico y subcampeón mundial y defendió con coraje esos lauros”, añadió.
¿Puedes describirnos la lesión? “Yo habló de elementos técnicos, de resultados deportivos, ustedes los periodistas hacen sus análisis y los médicos son los que pueden describirte su dolencia. Yo sí puedo opinar de su entereza, de su calidad y de que no cejara en el empeño de superarse y claro que en el 2020 irá por la revancha”.

Gimnasia Artistica Manrique Larduet. Barra Paralela, Final x aparatos

Gimnasia Artistica Manrique Larduet. Barra Fija. Final
Fotos: Ricardo López Hevia, enviado especial

La lucha greco cumple, el atletismo arranca

Con el subtítulo de Lugo la lucha grecorromana encabezó el medallero de esa especialidad por primera vez en citas de este tipo
La discóbola Denia Caballero ganó la primera medalla del atletismo cubano en Río. foto: roberto morejón, especial para granma Foto: especial para Granma, Roberto Morejón,
RÍO DE JANEIRO.—Cuba cerró ayer la on­cena jornada competitiva con ocho pre­seas, al sumar, al acumulado previo de dos do­ra­das, un segundo escaño y tres bronces, la pla­ta del luchador de grecorromana Yasmani Lu­go en los 98 kilogramos, y la de bronce de la campeona mundial Denia Caballero en el lanzamiento del disco.
Con el subtítulo de Lugo la lucha grecorromana encabezó el medallero de esa especialidad por primera vez en citas de este tipo, en tanto la de la villaclareña es la primera del campo y pista. Pero lo más sobresaliente de la modalidad de combate fue su efectividad; con cinco participantes se fue hasta tres finales y alcanzó dos de oro.
En la fecha, Manrique Larduet no quiso dejar de competir pese a su lesión y salió a las finales de paralelas y barra fijas en la lid de gimnasia, pero no pudo cumplir su sueño medallista. En el primer aparato un error lo mando al quinto y en el segundo, los jueces no le premiaron lo que parecía una ejecución por encima de la nota del ganador del tercer puesto.
Foto: Ricardo López Hevia, enviado especial