segunda-feira, 20 de março de 2017

De Maguaraya a Suiza

Yoan­ka González Pérez, la única ciclista cubana con una medalla en los Juegos Olímpicos, se retiró oficialmente del deporte

Yoanka logró en Beijing la única medalla olímpica del ciclismo cubano. Foto: Getty Images
SANTA CLARA.−Hace tan solo un mes, Yoan­ka González Pérez, la única ciclista cubana con una medalla en los Juegos Olímpicos, se retiró oficialmente del deporte. Natural de Villa Clara, la otrora estelar pedalista de 41 años conversó con nuestro diario sobre su terruño, la plata en la carrera por puntos de Beijing y su futuro.
—¿Cómo comienza Yoanka en el ciclismo?
—«Nací en Maguaraya, poblado de Cifuentes ubicado a unos 43 kilómetros de Santa Clara. Siempre fui muy traviesa y me pasaba la vida corriendo, tanto que estaba en un equipo de atletismo. Pero un día, Manolito, mi primer entrenador de ciclismo, me montó en una bicicleta y les saqué dos vueltas a sus alumnas.
«Me caía mucho al principio, pero aprendí rápido, dejé el atletismo y entré en la EIDE Héctor Ruiz. Tras dos años allí, me captaron para la preselección nacional y hasta me llevaron a Suiza a entrenar. Figúrate, ¡una guajirita en Suiza! La exigencia era muy grande, una gran lucha contra los cronómetros. Solo aguanté un mes y vine para Cuba».
—¿Qué recuerdos tienes de la plata de Beijing?
—«Sabes que los cubanos nunca nos conformamos y menos a ese nivel. Marianne Vos, la holandesa que ganó la medalla de oro, se adelantó en una de las 100 vueltas y ganó 20 puntos. Yo equivoqué mi estrategia, marqué solo cuando estaba en tercero o cuarto lugar, después me dejaba llevar por las otras ciclistas. Gané varios sprints, pero me bloqueé y eso impidió un mejor resultado. De cualquier manera, aunque no esté conforme, adoro esa medalla».
—¿Cuáles eran tus principales rivales?
—«Yumari González era muy buena y muy competitiva, ganábamos y perdíamos entre nosotras».
—¿A qué te dedicas ahora?
—«Estoy descansando, como decimos los cubanos, cogiendo un diez. Aunque quiero ayudar a las nuevas generaciones, lo haré en algún momento, siento que tengo conocimientos para transmitir. Además, cuido a mi niña Yaime. Tiene cuatro años y dice ahora que va a ser cantante o bailarina».
—¿Qué mensaje transmitirías a las nuevas ciclistas que se forman en Cuba?
—«Que entrenen muchísimo, que estudien y hagan caso a los entrenadores. Que no busquen justificaciones ante una derrota y que nunca piensen que las bicicletas son las culpables. No es fácil ser campeona mundial, pero se puede, mírenme a mí, de un campito que casi no se ve en el mapa, competí con las mejores y logré triunfos».
—¿Y Maguaraya?
—«La quiero como el primer día, allí me formé. Soy villaclareña de pura cepa, fíjate si es así que Yaime nació aquí, en Sagua la Grande».

Nenhum comentário:

Postar um comentário