quarta-feira, 8 de março de 2017

VII SERIE MUNDIAL DE BOXEO

Revés aleccionador

El año pasado los Domadores perdieron 2-3 en su visita a Ucrania durante la fase clasificatoria de la WSB. De aquella derrota se aprendió y no se volvió a producir otra caída colectiva. Esperemos que al igual que en el 2016, el trabajo serio de los entrenadores y la disciplina de sus discípulos se impongan para levantar el tricampeonato de la Serie Mundial

Johanys Argilagos (derecha) tiene en Yurberjen Martínez a su más fuerte rival en los 49 kg. Foto: Sitio oficial de la wsb 
Estamos acostumbrados, digámoslo así, a que los boxeadores cubanos se impongan sin grandes sobresaltos en la inmensa mayoría de sus combates en cada una de las series mundiales de boxeo, desde que la Mayor de las Antillas se estrenó en estos eventos, a partir de la cuarta versión.
Pero el pasado 3 de marzo el idilio se rompió luego que los Domadores de Cuba en la llave C-1 (49, 56, 64, 75 y 91 kg ) fueran vencidos como visitantes 2-3 por los Heroicos de Colombia, de manera contundente.
Si bien es cierto que a nadie le gusta perder en el mundo deportivo y ya algunos aficionados hacen sonar las alarmas, hay que confiar en la escuadra que dirige el jefe de entrenadores Rolando Acebal. Los méritos internacionales cosechados por ese cuerpo de preparadores respaldan una absoluta confianza en ellos.
Tengamos en perspectiva que se trata de un año de campeonato mundial, previsto para Alemania en el mes de septiembre, y que antes habrá un Panamericano clasificatorio hacia esa cita, por lo que los pugilistas cubanos todavía no se encuentran al tope de sus condiciones, y que está comenzando el calendario de la Serie Mundial de Boxeo (WSB), donde acumulan par de éxitos.
Sin embargo, lo sucedido en el coliseo Bernardo Caraballo, de la ciudad de Cartagena de Indias, mostró lecciones que tienen que servir de enseñanza para el futuro. Lo primero es que la WSB no resulta un paseo para Cuba como muchos piensan. Aunque es afirmativo que a este certamen no acuden los mejores púgiles de la Asociación Internacional de Boxeo, siempre existen hombres con calidad y deseos de imponerse para acceder a competencias de mayor nivel.
Además, para el contrario que rivaliza con un púgil cubano se convierte en un motivo extra intercambiar golpes con miembros de nuestra escuela de boxeo, por la incuestionable calidad técnica de sus fajadores.
De los cinco hombres que viajaron a Colombia, solo Andy Cruz (64) convenció con un trabajo fino y seguro ante José Tordecilla. El matancero demostró en un año ser el número uno de la división en Cuba y posee condiciones para llegar más lejos.
A pesar de ganar 2-1 frente a Leonel de los Santos en los 56 kg, el también yumurino Javier Ibáñez pudo caer en su pelea, ya que la misma fue en extremo reñida. El gallo matancero evidenció lagunas en el combate desde la larga distancia, donde De los Santos —titular en el Córdova Cardín 2016, en 52 kg—  lo castigó con facilidad. Si Ibáñez aspira a ser el número uno nacional y desbancar a Robeisy Ramírez, tiene que trabajar fuerte en este tipo de situaciones.
La derrota 1-2 de Arlen López (75) sorprendió a todos, incluido su rival Jorge Vivas a quien le regalaron el combate. El guantanamero no estuvo en su mejor nivel, pero es necesario aprender que en casa del oponente, en un duelo apretado —máxime con el excelso pedigrí que acompaña al cubano— los jueces tienden a premiar, en mayoría, el ímpetu del menos reconocido.
Sobre Erislandy Savón (91) resaltar que perdió su pleito en toda la línea contra Deivis Julio. Los golpes de Savón fueron poco efectivos, con muchos swines fallados y descoordinación en su movilidad sobre el ring, frente a un boxeador de poco arsenal.
El camagüeyano Johanys Argilagos (49) tendrá que ponerse las pilas si pretende superar a Yurberjen Martínez en el futuro, quien le ha tomado la medida en sus dos confrontaciones. Desde el último Playa Girón hemos visto al minimosca Argilagos menos combativo y más defensivo, estrategia errada cuando se halla delante de un hombre que es una auténtica máquina de conectar golpes sin descanso.
El año pasado los Domadores perdieron 2-3 en su visita a Ucrania durante la fase clasificatoria de la WSB. De aquella derrota se aprendió y no se volvió a producir otra caída colectiva. Esperemos que al igual que en el 2016, el trabajo serio de los entrenadores y la disciplina de sus discípulos se impongan para levantar el tricampeonato de la Serie Mundial.

Nenhum comentário:

Postar um comentário