quarta-feira, 19 de julho de 2017

Anier García y su regreso a las pistas

Granma conversa con Anier García con el objetivo de conocer sus criterios sobre los rumbos del atletismo en Cuba

Anier García considera que los atletas cubanos necesitan participar en más eventos de nivel. Foto: Hansel Leyva
En la mañana del 25 de septiembre del año 2000 una nación entera corrió 110 metros con obstáculos junto a un santiaguero nacido para las grandes hazañas. Durante 13 inolvidables segundos toda Cuba coreó ¡Anier! ¡Anier! en cada valla que lo empujó hacia la gloria olímpica.
El indómito, de apellido García, se arrodilló sobre la meta australiana tras dejar a sus espaldas a los favoritos estadounidenses Terrence Tramell, Mark Crear y Allen Jhonson, al mismo tiempo que desde el otro lado del mundo grababa para siempre su nombre en 11 millones de corazones.   
Casi 17 años después, Anier García vuelve a tocar las pistas antillanas, pero esta vez para ofrecer su guía e indispensables consejos a fin de mantener la alcurnia de la escuela cubana de vallas. Por ello, Granma aprovechó la oportunidad para acercarse al doble medallista olímpico e ícono de nuestro deporte con el objetivo de conocer sus criterios sobre los rumbos del atletismo en Cuba.
- ¿Cómo evalúa Anier García el estado actual del deporte rey en nuestro país?
-El talento humano lo tenemos, contamos con varias figuras. Sin embargo, existe un déficit de competencias internacionales, lo cual es indispensable para alcanzar el alto nivel competitivo, sobre todo en el caso de la pista.
«Creo que se está haciendo un trabajo satisfactorio con el atletismo. Se están llevando a cabo algunos proyectos en pos de aumentar la calidad de nuestros atletas en el plano competitivo, por lo cual esperamos que lleguen los grandes resultados.
«El atletismo va a dar un giro de 180 grados. Este es un deporte que siempre ha aportado muchas medallas a Cuba en lides multideportivas. Eso es un compromiso de los atletas y de todos los que trabajamos en la federación: Yipsi Moreno, Javier Sotomayor, Alberto Juantorena, el comisionado nacional Agustín Abril y yo, que estoy aportando mi granito de arena. Creo que vamos por buen camino. Ahora mismo hay muchos talentos entre los más jóvenes. Por ejemplo, contamos con tres triplistas en la categoría cadetes: Jordan A. Díaz, Yusniel Jarrín y Mailón Mesa, que encabezan el ranking mundial de esta disciplina».  
-Entonces para elevar el nivel, es sumamente necesario competir…
–El roce con el resto del mundo es diferente. Aquí internamente tenemos nuestras confrontaciones, pero solo sirven como aval para los entrenadores, como evaluación del trabajo, esa es su función. No es lo mismo correr a diario con tus compañeros en el Estadio Panamericano, que sentir a tu lado el ritmo de velocista de talla mundial que baje de los diez segundos en 100 metros. Es un elemento de impacto que te desarrolla más como atleta, te exige hasta el punto donde creías que no eras capaz de llegar».
-¿Qué está haciendo ahora Anier Garcia?
-Estuve un tiempo trabajando en México, pero ahora colaboro con la Federación en el área de los cadetes y apoyo directamente al entrenador de vallas cortas Ramiro Álvarez. Aunque no estoy de manera permanente, participo diariamente en los entrenamientos porque me acabo de reintegrar.
-¿Cómo valoras el nivel de las vallas cortas masculina cubana y ahora el regreso de Dayron Robles?
-En las vallas cortas contamos con Yordan L. O'Farrill, la joven promesa Roger Iribarne y ahora Dayron que se reintegró. Lo que necesitamos es participar en más eventos de nivel, para que vayan conociendo el mundo.
«Los 110 metros con obstáculos han sido una competencia de nivel año tras año. Es un evento que se mantiene en la cúspide y la escuela cubana de vallas, en mi consideración, todavía mantiene su vigencia.  Al igual que en el triple salto siempre están surgiendo nuevas figuras.
«Iribarne y O'Farrill vienen por buen camino, aunque faltan por perfilar algunas cuestiones internas. Cuando hay cambio de entrenadores repercute en el rendimiento, son entrenamientos diferentes y cada cual tiene su librito… y a veces no se asimila del todo bien. No obstante, en general los veo muy bien…
«Dayron llevaba dos años sin correr y el hecho de haber llegado a la meta en el Barrientos es algo muy loable. Yo estuve parecido a él en el 2004 previo a la Olimpiada de Atenas y tuve que hacer varias carreras así por tal de recuperar mi forma deportiva. Estoy convencido de  que sí puede levantar, tengo fe en él. Tuvimos la oportunidad de conversar y pude ver lo realista y lo enfocado que está, por ello estoy convencido de que logrará sus metas».

Nenhum comentário:

Postar um comentário