quarta-feira, 2 de agosto de 2017

CAMPEONATO MUNDIAL DE DEPORTES ACUÁTICOS

Hundidos en la piscina

Con solo 11 competidores, repartidos en nado sincronizado, clavados y natación, los antillanos salieron en busca de rebasar sus mejores resultados individuales, más allá de conseguir puestos relevantes, entre el 14 y 30 de julio, fecha del evento. Sin embargo, ni lo uno ni lo otro se logró materializar
La natación cubana necesita de transformaciones para su desarrollo exitoso. Foto: Ricardo López Hevia
A nadie debe sorprender que la pequeña delegación cubana que asistió a Budapest, Hungría, para intervenir en el 17 Campeonato Mundial de Deportes Acuáticos tuviera una actuación menos que discreta.
Con solo 11 competidores, repartidos en nado sincronizado, clavados y natación, los antillanos salieron en busca de rebasar sus mejores resultados individuales, más allá de conseguir puestos relevantes, entre el 14 y 30 de julio, fecha del evento. Sin embargo, ni lo uno ni lo otro se logró materializar.
Para las chicas del nado sincronizado, Carysney García y Arisnelvis Cerpa, debutantes en estas lides, el reto de la competencia resultó bien elevado en el dueto técnico, al concluir en el lugar 38 entre 40 concursantes, con unos pálidos 66.1458 puntos. La propia García intervino en la modalidad de solo y quedó ubicada tras su actuación (65.4680 puntos) en el sitio 29 entre las 30 mujeres inscritas.  
Los clavadistas tampoco corrieron con buena suerte en sentido general al obtener pobres registros, tanto en el trampolín a uno y tres metros, como en la plataforma. Lo más destacado lo protagonizó el experimentado Jeinkler Aguirre, quien capturó 342.40 puntos, válido para posicionarse en el puesto 31 entre 42 rivales en la plataforma a diez metros. El resto de los saltadores de la Isla, con poco kilometraje internacional, quedaron cerca del fondo de la tabla en sus respectivas pruebas preliminares.
La natación tenía puestas sus esperanzas en los 100 metros libres con Hanser García, para verlo llegar hasta las semifinales. Lastimosamente, «el pollo», como se le conoce, no pudo incluirse en ese selecto grupo y tampoco se acercó a sus mejores tiempos tras lograr 49.33 segundos. Los otros dos tritones, Lázaro Vergara (200 mariposa) y Luis Vega (200 y 400 combinados) también quedaron varios segundos por detrás de sus máximos registros individuales.
Con esta triste realidad, los deportes acuáticos en Cuba manifiestan que han dado brazadas hacia el fondo de la piscina y necesitan de oxígeno si pretenden alcanzar a largo plazo resultados de nivel, al menos en el área de Centroamérica y el Caribe, pues en los próximos dos años no parece que llegarán, salvo alguna individualidad.
Hablamos de un deporte de gran popularidad a nivel mundial y que tiene puesto los mejores avances científico–deportivos a su disposición. Cuba, de entrada, no cuenta con el elemento imprescindible de las disciplinas acuáticas: la piscina. Las albercas son indispensables en la práctica masiva de estos deportes y, en nuestro país, además de tener muy pocas disponibles, solo la del Complejo Baraguá, al este de la capital, contará con un sistema de calderas para la climatización.
Dichos factores inciden en el pobre desarrollo de la base y sin ese eslabón fundamental se torna muy complicado aspirar a competir en cualquier nivel.
Nuestro país, a partir de que logre incrementar la cantidad y calidad de las piscinas, así como el material humano vinculado a la natación y otros deportes acuáticos, entonces podrá enfocarse con mayor detenimiento en la aplicación de la ciencia y la tecnología en aras de apoyar a los atletas. Por supuesto, también se debe trabajar en la superación de entrenadores y metodólogos, sobre todo de aquellos que tienen la misión de captar y formar a los nuevos talentos.
Solo así podremos dar paso a la inserción en circuitos internacionales, cuando se cuente con un material humano de potencialidades reales. De lo contrario, si mantenemos el rumbo actual y no damos pasos concretos de cambio, seguiremos, como dice el refrán popular, «nadando en la orilla».

Nenhum comentário:

Postar um comentário