sexta-feira, 11 de agosto de 2017

MUNDIAL DE ATLETISMO

Nervios en el tanque de saltos


Fue Cristian Nápoles quien tuvo la oportunidad de «acariciar» el podio, pero su brinco de 17,16 metros se quedó a solo tres centímetros del portugués Nelson Évora (17,19) a la postre medallista de bronce

Christian Taylor no dio espacio a las dudas. Foto: IAAF
Habíamos dicho que si nuestros tres representantes del triple salto clasificados a la final de la especialidad competían en el estadio Olímpico de Londres tan seguros como lo hacían aquí en La Habana podían sorprender con una presea en el Campeonato del Mundo de la capital británica.
Y precisamente eso estuvo a punto de suceder, pero la tensión se mantuvo por las nubes y pasó factura al novel trío que por vez primera en sus carreras afrontaban un reto de tal magnitud.
Fue Cristian Nápoles quien tuvo la oportunidad de «acariciar» el podio, pero su brinco de 17,16 metros se quedó a solo tres centímetros del portugués Nelson Évora (17,19) a la postre medallista de bronce. El cubano ancló en cuarto escaño igualado con el antillano nacionalizado azerí Alexis Copello y el estadounidense Chris Benard, quinto y sexto, respectivamente, avalado por un segundo salto superior al de estos dos que lo situó por delante.
El evento lo dominó otro Christian, de apellido Taylor, quien se ajustó al guion precompetencia y encabezó el 1-2 estadounidense con sus 17,68 metros, ligeramente por encima de su compatriota Will Claye (17,63).
A Nápoles, campeón mundial de cadetes en Cali 2015, se le vio ansioso y solo marcó un par de saltos válidos en seis oportunidades. Prácticamente estuvo a punto de irse en blanco en el evento al fallar en sus dos primeras rondas, pero en el tercer turno se estiró hasta los 17,16 y se coló entre los ocho punteros. Tras otros dos fouls salió por un resultado que lo catapultara hacia el podio, pero nuevamente puso sus pinchos en la misma marca (17,16) y con ella quedaron sus aspiraciones de colgarse una medalla mundial a sus 18 años.
«La competencia fue buena, me sentí bien. Tras dos fallos iniciales tomé calma y alcancé el 17,16. Volví nuevamente a cometer dos fouls, pero en la última oportunidad salí a ‘guapear’, hice las dos primeras zancadas muy bien, pero tuve una imprecisión en la tercera y no pude rebasar la marca. Este es mi primer mundial y ha sido una gran experiencia para mí. El resultado se lo dedico a la memoria de mi abuela», manifestó Nápoles a la colega Eyleen Ríos, de la publicación Jit, al término de la competencia.   
Algo parecido le sucedió a Andy Díaz (21 años), quien luego de marcar 17,13 en la primera vuelta erró en cuatro oportunidades y renunció a otra. Díaz, igualmente se metió en el pelotón de los ocho primeros, sin pasar del séptimo escalón.  
Tanto Cristian como Andy arribaron a territorio inglés con marcas superiores a las alcanzadas en esta final. Nápoles se acercó a su mejor resultado de por vida y de la temporada (17,27), mientras que Díaz, quien traía como aval el quinto escaño del escalafón universal, quedó un poco lejos del 17,40 que lo situaba en tal posición.
Las actuaciones de Nápoles y Díaz aportaron siete unidades a la causa antillana por lo que ahora nuestra delegación ascendió al décimo puesto de la tabla general con 23 unidades.
El otro cubano en la justa, Lázaro Martínez (19 años), finalizó duodécimo con 16,25, por debajo incluso de su marca en la clasificación de 16,66 metros.
La actuación cubana en esta séptima fecha mundialista fue completada por la ochocentista Rose Mary Almanza, quien avanzó a las semifinales de hoy tras culminar segunda en su heat (2:01.43) detrás de la campeona olímpica Caster Semenya (2:01.33), de Sudáfrica.
En los 200 metros planos, el turco Ramil Guliyev (20.09 segundos) ganó el oro en lo que se esperaba fuera un duelo entre el sudafricano Wayde van Niekerk, plata con 20.11 y el botsuano Isaac Makwala, sexto (20.44). Jereem Richards, de Trinidad y Tobago, logró el bronce (20.11). En los 400 metros con vallas, la estadounidense Kori Carter se llevó el oro (53.07 segundos) tras sorprender a su compatriota y favorita al título, Dalilah Muhammad (53.50), medallista plateada, con la jamaicana Ristananna Tracey (53.74) en el tercer lugar. 

Nenhum comentário:

Postar um comentário