sexta-feira, 13 de janeiro de 2017

Del paraíso al infierno

Matanzas triunfa y viaja a su patio delante 3-2 en la semifinal de la post temporada cubana de béisbol




Juan Carlos Torriente ha castigado a los Alazanes. Foto: Katheryn Felipe
BAYAMO.— Cerca de las tres de la tarde me alejé del Mártires de Barbados, a tomarle el pulso a una ciudad que, rompiendo su rutina, estaba en silencio y muy pocos caminaban por las calles. «Ya está perdiendo Granma, 4-0, con jonrón y todo de los matanceros», me dijo algo resignado Dagoberto, un zapatero de más de 50 años que seguía el partido por un pequeño radio.
Y en efecto, cuando me acercaba al feudo de los Alazanes tras perderme solo un par de capítulos, el único sonido era el de la persistente conga yumurina, delirante en una pequeña zona de las gradas por la banda izquierda, donde rápidamente supe todo lo que había sucedido.
«En el primer lanzamiento Stayler Hernández dio un jonronazo, y enseguida Ariel Sánchez metió doble, los zurdos le batearon duro desde el principio a Yoalkis Cruz y después siguió la fiesta con Saavedra, Gracial y Torriente», me relató un peñista entre la algarabía incesante por la ventaja de 4-0 en la pizarra.
«Necesitábamos marcarles antes, no podíamos jugar parejo o dejarlos tomar la iniciativa, porque se envalentonan. Ya con la pizarra abierta ellos buscan tirarle más a la bola, justo lo que pretendemos, que se vayan detrás de la pelota», precisó Víctor Mesa.
Vital en la embestida de los Cocodrilos fue la producción del capitalino Juan Carlos Torriente, quien remolcó cuatro (lleva siete en los dos últimos choques) y brilló con el guante. «Estoy muy ajustado al bate, he conectado sólido. Lo importante es que ganamos y dimos una buena imagen colectivamente, vamos a darlo todo para terminar en el primer juego en Matanzas», dijo el habanero.
También aportaron Gracial y Jefferson Delgado con el madero, pero defendiendo la parte izquierda del infield volvieron a fallar y ya suman cinco errores en el play off, más otras pifias mentales que no se reflejan en los libros. «Sabemos el problema de Gracial, por eso se valoró en algún momento pedir un torpedero, pero necesitábamos los lanzadores. Se ha visto aquí, Frank Medina y Liván Moinelo han sido claves, y volverán a serlo de cara al próximo partido, solo intercambiarán el orden», argumentó el timonel de los Cocodrilos.
En el día de su cumpleaños, Frank Montieth lanzaba bastante cómodo, pero una molestia lo sacó del box, dando paso a Medina, quien otra vez, como en el segundo duelo, mostró sus cualidades apoyado en el control y la combinación de su repertorio.      
Siempre hubo margen para un descomunal jonrón de Alfredo Despaigne por el jardín central, directo a la pizarra y metió un poco el diablo en el cuerpo al alto mando de Cocodrilos, pero el apagafuegos pinareño mantuvo la calma y continuó sacando outs hasta el octavo, cuando entregó el batón para el cierre hermético de Moinelo.
Con este triunfo, Matanzas viaja a su patio delante 3-2 en la semifinal, escenario inmejorable teniendo en cuenta que fueron apabullados el domingo. Ellos ya vivieron un idilio en Bayamo el 25 de diciembre, cuando superaron los 66 triunfos rompieron el récord de victorias en un campeonato de 90 partidos.
En cambio, los Alazanes estaban en el paraíso el lunes tras su segunda victoria, pero después han hecho un lento y tortuoso viaje al infierno, tras permitir 22 carreras en dos choques, y cometer siete errores en el último duelo. Solo saldrán del agujero si vencen en par de ocasiones consecutivas a los yumurinos en el Victoria de Girón.
Para el sábado (4:00 p.m.), el mentor granmense Carlos Martí confirmó a Noelvis Entenza, quien se medirá a Jonder Martínez.
ANOTACIÓN POR ENTRADAS
M. DE BARBADOS
C
H
E
MTZ
400 030 222
13
12
3
GRA
001 020 000
3
  7
7
G: Frank Luis Medina (2-1). P: Yoalkis Cruz (10-9). Jrs: Stayler Hernández y Alfredo Despaigne.
J. R. CEPERO
C
H
E
VCL
000 200 100
3 
  8
1
CAV
121 401 00x
9
14
1
G: Bladimir Baños (8-4). P: Yosvany Torres (7-8). Jrs: Dainier Gálvez y Julio Pablo Martínez.

Ciego, ¡otra vez finalista!

Ciego de Ávila buscará su cuarto título. Ganó por primera vez en la 51 y después repitió en la 54 y el pasado año






Los tigres avileños festejan su cuarta victoria frente a los naranjas villaclareños Foto: Gutiérrez Gómez, Osvaldo
No hubo sorpresa ni casualidad. Ante un estadio José Ramón Cepero repleto de punta a punta por una afición rebosante de entusiasmo, los Tigres de Ciego de Ávila no le dieron respiro a los Azucareros villaclareños para conseguir la cuarta victoria del play off y llegar por tercera ocasión consecutiva a la discusión de la final por el título, ahora en la 56 Serie Nacional de Béisbol. El marcador fue de nueve carreras por tres.
Desde el capítulo inicial, cuando el camarero Reinier Gálvez le botó la pelota al derecho pinareño Yosvani Torres, los avileños marcaron carreras en las cuatro primeras entradas, sacando del box al abridor y perdedor Torres, a Yaifredo Domínguez y al veterano santiaguero Alberto Bisset, con un incesante ataque de 14 indiscutibles, en el cual llevaron la voz cantante Edilse Silva, de 4-3 y dos impulsadas, Yoelvis Fiss, 4-2 y otras dos remolcadas y Gálvez, 5-2 y un par de carreras anotadas.
Ciego de Ávila buscará su cuarto título. Ganó por primera vez en la 51 y después repitió en la 54 y el pasado año. Además fue finalista en la 50 Serie, cayendo ante Pinar del Río, y tercer lugar en la 48.


Foto: Gutiérrez Gómez, Osvaldo
Foto: Gutiérrez Gómez, Osvaldo
Foto: Gutiérrez Gómez, Osvaldo