quinta-feira, 2 de fevereiro de 2017

Ciclista cubana Marlies Mejías por otro triunfo en Argentina

La cubana señaló que será otra prueba difícil y se esperan equipos de alto nivel, pero saldrá a luchar por la victoria de su escuadra

Foto: Ismael Batista
LA HABANA.—La ciclista cubana Marlies Mejías afirmó este miércoles que buscará el triunfo en el Tour a San Juan, Argentina, a mediados de febrero, tras sus éxitos con el equipo Weber Shimano Ladies Power en Colombia y Uruguay.
La pedalista cubana de 24 años de edad, séptima en el ómnium de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, continuará en Buenos Aires la preparación para su próximo compromiso, reflejó el portal del diario deportivo cubano Jit.
En la Vuelta a Colombia, Marlies debutó en el único equipo latinoamericano con licencia de la Unión Ciclista Internacional (UCI) y consiguió los premios de las metas volantes y por puntos.
Mientras, en Uruguay fue la campeona absoluta, al conquistar también las clasificaciones de montaña y metas volantes.
Mejías y su selección entrenarán en la capital argentina hasta el día 12 de febrero, cuando se trasladarán a San Juan.
La cubana señaló que será otra prueba difícil y se esperan equipos de alto nivel, pero saldrá a luchar por la victoria de su escuadra.
«Estoy contenta por darle un triunfo más a mi pueblo, que me está siguiendo y se alegra», apuntó.

SERIE DEL CARIBE

Nueve innings en Blanco


El derecho gran­mense Lázaro Blanco, guió a los Alazanes cubanos a su primera victoria en la edición 59 de la Serie del Caribe, contra los Tigres del Licey

CULIACÁN, Sinaloa.—El derecho gran­mense Lázaro Blanco, cual enigma indescifrable, guió a los Alazanes cubanos a su primera victoria en la edición 59 de la Serie del Caribe, en suelo azteca, contra los Tigres del Licey, máximos ganadores de estas lides.
Preciso, calmado, el gigante derecho fue dueño del box, amo y señor del partido, y por supuesto, fuente de inspiración para toda una novena que jugó al béisbol con seguridad y confianza, dos detalles que en ocasiones no valoramos a la par de la garra y la combatividad.
Los Alazanes, debutantes en estos clásicos, se movieron como veteranos, y nada menos que contra los Tigres del Licey, el combinado dominicano con más de 100 años de historia, el equipo con mayor cantidad de lauros en el universo beisbolero del Caribe.
Blanco tiró 107 lanzamientos, de ellos 62 strikes y buena parte de sus bolas bordeando la zona. Nunca se regaló y estuvo muy bien guiado por Frank Camilo Morejón, quien realizó una labor espectacular enmarcando pitcheos. Fue un dibujante en la lomita por espacio de seis entradas y un tercio, tras las cuales le dio paso a un Liván Moinelo en plan estelar, como acostumbra en situaciones de vida o muerte.
«Me había enfrentado a República Dominicana en los Panamericanos de Toronto, pero esto es otra cosa, por eso realizamos un “escouteo” profundo de sus debilidades», aseguró Lázaro, quien supo salir de todas las complicaciones, como en el  sexto capítulo, cuando dio escón de ponches después de que se le embasaron dos hombres.
«Estuve todo el tiempo pendiente de dejar la bola abajo y trabajar con control. Tenía información de que a ellos les costaba batear los rompimientos y los ataqué con la slider y el cambio. Después se adaptaron a esos lanzamientos lentos y dependí más de la recta», explicó el as en conferencia de prensa.
Y si Lázaro Blanco cargó en sus hombros el peso del conjunto antillano, Roel Santos fue el encargado de encender la chispa. El hombre proa se encontraba fuera de la alineación inicial anunciada por Cuba contra el pitcher zurdo Yohan Flande, pero los dominicanos cambiaron de abridor y entonces el patrullero entró en escena.
Pegó un triple abriendo el choque, anotó por wild pitch, y después se encargó de rematar a los oponentes con un doble de dos carreras. «No importa si me voy a enfrentar a un zurdo o un derecho, salgo siempre enfocado en los turnos. Es cierto que no estaba en la primera alineación, pero no me preocupé, aquí todos tendremos oportunidades de aportar por Cuba», expresó Roel, quien ya aseguró su titularidad en el siguiente partido contra los Criollos de Caguas, de Puerto Rico.
«Se lo ganó a palo limpio, sea cual sea el pitcher va a abrir regular. El resto de la alineación también se mantendrá, y si el lanzador es zurdo solo cambiaremos a Guillermo Avilés por Denis Laza. Somos un equipo profundo y tenemos otras opciones, como colocar a Ayala en tercera y Manduley de torpedero. Esperemos a ver cómo evolucionan todos», aseguró el manager Carlos Martí, siempre sobrio en sus intervenciones.
«Es una primera victoria importante, pero todavía falta ganar al menos otro partido para clasificar a semifinales. Nuestra filosofía se basa en ir partido a partido, sin volvernos locos, porque aquí todos los rivales son fuertes y no siempre los partidos serán tan favorables», añadió el timonel.
En las Series del Caribe de San Juan (2015) y Santo Domingo (2016), clasificamos a semifinales con una sola victoria, lograda en ambos casos avanzada la lid. Ahora no solo se ganó el primer partido, sino que se hizo el trabajo convincentemente, aprovechando los errores rivales, defendiendo a un nivel altísimo y con la labor perfecta de los serpentineros.
Despojarse de la presión y salir al terreno enfocados en la labor individual que cada uno debe cumplir ha sido crucial para los Alazanes, que ahora tendrán que buscar otro triunfo para sellar su pase a los partidos de vida o muerte la semana próxima.
ANOTACIÓN POR ENTRADAS
CULIACÁN
C
H
E
Alazanes de Granma
100 030 000
4
7
0
Tigres del Licey
000 000 000
0
7
1
G: Lázaro Blanco (1-0). P: Iván Piñeyro (0-1).