quarta-feira, 8 de fevereiro de 2017

SERIE DEL CARIBE

El encanto boricua (+Fotos)

Los Criollos de Caguas cortaron una maldición de 17 años sin corona para los elencos puertorriqueños en clásicos caribeños, y lo hicieron remontando posiciones cuando nadie contaba con ellos
CULIACÁN, Sinaloa.— Una semana atrás nadie pensaba que los Criollos de Caguas continuarían jugando en la 59 Serie del Caribe después del sábado, pero el comando puertorriqueño burló los pronósticos, resucitó cual ave fénix y ahora celebra su decimoquinto título en el torneo popularmente conocido como la pequeña Serie Mundial Latinoamericana.
Comandado por el mentor Luis Matos, los boricuas dieron un giro radical a su destino, porque en sus primeras tres presentaciones salieron por la puerta de atrás con marcadores no tan abiertos, pero sin ofrecer una imagen consistente ni esperanzadora para los parciales de Caguas y todo Puerto Rico, que veían cerca la posibilidad de que su maldición de 17 años sin coronas en estos eventos se extendiera un poco más.
Sin embargo, el sábado último comenzaron a materializar su ataque. Los maderos se encendieron y las conexiones de jugadores claves como el antesalista David Vidal o el designado Iván De Jesús Jr produjeron carreras en momentos cumbres, al igual que el Grandes Ligas avileño Rusney Castillo, quien tenía muchos focos encima por ser uno de los pocos jugadores de la lid contratados en el circuito profesional estadounidense.
Además, el pitcheo puertorriqueño también respondió en situaciones de peligro, algo que no había sucedido en sus primeras salidas. Particularmente en la final contra los Águilas de Mexicali la labor combinada de Adalberto Flores, Andrés Santiago y Miguel Mejía fue extraordinaria, al punto de dejar solo en cuatro jits a la artillería local durante diez entradas.
Pero la novena nunca bajó los brazos y respondió con un juego certero frente a los favoritos. Cuando culminó la ronda clasificatoria el domingo, todos se disputaron enfrentarse a los boricuas, a simple vista el rival más asequible en el partido de vida o muerte en semifinales.
A la postre los líderes Águilas del Zulia fueron a ese encuentro seguros de si triunfo y salieron destrozados, pues la tanda puertorriqueña tomó insalvable ventaja de seis carreras. Los venezolanos vieron como se diluían sus opciones de éxito ante el contrario más débil, sin dudas un golpe difícil de digerir.
En la discusión del oro los Criollos de Caguas encontraron entonces a Mexicali, el combinado anfitrión que había eliminado a Cuba por la fuerza de su pitcheo. Con el Nuevo Estadio de Tomateros repleto y todo Culiacán alentando a los Águilas la victoria parecía segura, pero tras diez innings el panorama cambió.
Una guerra de ceros se vivió en el moderno recinto, de la cual salieron airosos los visitantes gracias a doble de Yadiel Rivera, sacrificio de Jesmuel Valentín y elevado de sacrificio de Jonathan Morales, el noveno madero del orden boricua.
«Siempre lo menciono y no voy a dejar de repetirlo, este es un equipo especial, que no se rinde nunca. No nos tenían en cuenta y ganamos, una y otra vez. Hemos sabido venir desde atrás, cada cual ha hecho su trabajo sin ambiciones personal, lo mismo un toque de bola, un fly o un batazo por detrás del corredor cuando ha hecho falta. Eso nos convierte en un equipo especial» sentenció Morales tras el choque, cuando se desató una interminable fiesta de celebración.
Y no es para menos. Los equipos puertorriqueños llevaban 17 años sin levantar el cetro de la Serie del Caribe, una sequía demasiado larga para el segundo país que más coronas ostenta en estas lides, solo superado por República Dominicana.
Como es lógico, el hecho de haberlo conseguido en casa de los anfitriones tiene mucho más valor. Si bien jugamos en los dominios de los Tomateros de Culiacán, rival de los Águilas en la Liga del Pacífico, la ciudad se inundó de mexicanos provenientes de Hermosillo, Tijuana, Los Mochis y otras ciudad, todos apoyando al representativo nacional.
Muy a su pesar, no pudieron completar la fiesta, aguada por Puerto Rico, que contó en sus filas con el Jugador Más Valioso del torneo, el antesalista David Vidal, quien junto al designado Iván De Jesús Jr fueron los únicos de Caguas incluidos en el Todos Estrellas, copado por jugadores del elenco mexicano, como no podía ser de otra forma.
Foto: enviado especial, Ricardo López Hevia,



















Los Alazanes de Granma y Cuba también tuvieron protagonismo, pues merecieron la inclusión el inicialista William Saavedra, el camarero Carlos Benítez y el lanzador Lázaro Blanco, una de las grandes sensaciones en Culiacán.
El resto del Todos Estrellas lo integraron Sebastián Valle (receptor-México), Freddy Galvis (torpedero-Venezuela), Jason Bourgeois (jardinero izquierdo-México), Chris Roberson (jardinero central-México), Ronnier Mustelier (jardinero derecho-México) y Jake Sánchez (relevista-México). El mentor más destacado según los organizadores fue el local Roberto Vizcarra.
Así cerró el capítulo 59 de la Serie del Caribe en Culiacán, ciudad hermosa, repleta de gente servicial y hermosa, muchos amantes de la pelota, los cuales disfrutaron del torneo en las gradas, en las calles, en los bares, contagiando la urbe punta a cabo con el ambiente beisbolero.
Han dejado la parada alta a los siguientes organizadores, donde todo parece indicar volverán a repetir los mismos países contendientes, otra vez con Cuba en el calendario. Esperemos que así sea y en Barquisimeto, Venezuela, brille el talento de nuestro béisbol.

Béisbol-Serie del Caribe-Culiacan Final Mex vs PR gana los Criollos de Caguas 1 x 0 y son Campeones
Béisbol-Serie del Caribe-Culiacan Final Mex vs PR gana los Criollos de Caguas 1 x 0 y son Campeones

Nenhum comentário:

Postar um comentário