quinta-feira, 18 de agosto de 2016

Decatletas en acción



Tras la primera jornada los cubanos Yordanis García y el medallista olímpico Leonel Suárez marchan en los puestos 19 y 22 respectivamente
Foto: CBAT.ORG
RÍO DE JANEIRO.—Aunque Yordanis García concluyó en el puesto 19 las tres primeras pruebas, ligeramente adelantado a Leonel Suárez que ocupa el 22, éste último es el de más posibilidades en el decatlón olímpico iniciado este miércoles en la sesión matutina del certamen de atletismo de los Juegos Río 2016.
Leonel, bronce en Beijing 2008 y en Londres 2012, inició con 11.21 en 100 metros, continuó con 7.14 en longitud y cerró la mañana con 14.27 en bala y 2 406 puntos. En la noche completará con salto de altura y 400 metros planos el primer día de acciones en el cual no suele lucir tanto como en el segundo.
Yordanis, por su parte, corrió el hectómetro en 10.81, volvió a mostrar deficiencias en longitud con apenas 6.83 y finalizó con 14.58 en bala y parcial de 2 441 unidades.
La competencia se proyecta como una lucha por el oro entre dos fuera de serie y un grupo de elite optando por el metal bronceado. De un lado Ashton Eaton, estadounidense campeón olímpico y doble campeón mundial, además de recordista universal, del otro el desafiante canadiense Damian Warner, subcampeón la temporada pasada en Beijing y quien comenzó aquí ganándole por primera vez los 100 metros planos, 10.30 por 10.35.
Sin embargo, al concluir la sesión, Eaton domina con 2 803 gracias a 7.94 en largo y 14.73 en bala, en tanto Warner (7.67 y 13.66) ve asediada su segunda plaza por el francés Kevin Mayer con 2 699 y una victoria en bala de 15.76 luego de 10.81 en el hectómetro y salto de 7.60.
NUEVO CAMPEON TAMBIÉN KENYANO
La sesión tuvo una sola final. El más joven Conseslus Kipruto pudo al fin superar al experimentado Ezekiel Kemboi en una nueva gran batalla de los 3 000 metros con obstáculos entre kenianos, en la cual el estadounidense Evan Jager también fue protagonista con la medalla de plata.
Conseslus, que tendrá 21 años hasta el 8 de diciembre, ya había presionado con plateadas al carismático Kemboi, de 34, en los mundiales de 2013 y 2015.
Aquí mejoró con 8:03.28 un primado olímpico de 28 años impuesto por el también kenyano Julius Kariuki en Seúl 1988 (8:05.51). Jager igual lo adelantó con 8:04.28. Fue el noveno triunfo consecutivo de Kenya, desde los Ángeles 1984.
Por su parte, Kemboi (8:08.47), unió un bronce a sus dos coronas olímpicas de Atenas 2004 y Londres, además de conquistar cuatro títulos mundiales del 2009 al 2015. Tan brillante palmarés le ha parecido suficiente para anunciar el retiro de las competencias.
CUBANOS POR DEBAJO EN MARTILLO Y 800
Se solicitaba 76.50 de tránsito automático, bien fuerte para los especialistas en lanzamiento del martillo, pero no tanto para desestabilizarlos y ni llegar a 75 metros como ocurrió en el grupo A que inició las acciones.
Los del B que vinieron a continuación lanzaron mucho más estimulados por el desliz de sus oponentes y de sus filas salieron ocho de los doce finalistas. Entre los cuatro del otro no cupo el 73.23 de Roberto Janet del tercer y último intento, que solo alcanzó para un sexto lugar parcial y el puesto 14 en general al alinear por marcas a quienes se les esfumó la añorada disputa por las medallas.
Entre ellos estuvo nada menos que el polaco Pavel Fajdek, dos veces campeón mundial (2013 y 2015), líder del año, incansable sobre el muro de los 80 metros (diez veces de doce competencias este año), invicto desde marzo del 2015 y sobre todo gran favorito hasta de sus rivales.
Que le hiciera compañía a Janet en el viaje al olvido e inclusive su máximo de apenas 72 metros significase el más rezagado puesto 17, para nada consuela al atleta cubano, a sus parciales, ni a la prensa especializada. La mención busca mostrar cómo algunos no se encuentran a sí mismos en las grandes competencias y en el caso de Fajdek su llamativa reincidencia olímpica. Se fue en blanco en Londres 2012.
El desfile hacia los vestidores con rostros compungidos se aceleró por la parte cubana en los 800 metros, donde ninguna de sus tres representantes logró crecerse a la altura demandada por el momento clasificatorio. Ni siquiera pudieron comportarse de acuerdo con las credenciales sub dos minutos que posibilitaron su presencia en los Juegos e ilusionaron a muchos entusiastas seguidores del atletismo nacional.
Rose Mary Almanza, tercera en la sexta serie con 2:00.50 se acercó más a semifinales. Punteó mucho y no pudo evitar ser desbordada al final. Puesto 26. Sahily Diago, también tercera, primera serie, 2:01.18. Puesto 36. Y Lisneidy Veitía, cuarta en la séptima, cronometrada en 2:02.10. Puesto 43.
Ahora hay más exigencia competitiva. Solo clasifican dos en cada serie. Pero es la manera de reducir a tres rondas para disputar las medallas. Hay que prepararse para eso. Se distribuyen ocho puestos adicionales para los mejores tiempos de las perdedoras. Los coparon quienes hicieron menos de dos minutos y la octava 2:00.0 exactos, marca personal de una belga.

Nenhum comentário:

Postar um comentário